Público
Público

Cuando la televisión se queda muda

La futura Ley General Audiovisual marca unos mínimos de contenido subtitulado para los espectadores sordos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 60.000 personas encienden la televisión cada día en España para observar una cascada de imágenes que siempre permanecen en silencio. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, a estos espectadores sordos se unen más de 1,7 millones de españoles con problemas auditivos, que encuentran en el subtitulado de los programas la vía para disfrutar de los contenidos que ofrece la pequeña pantalla.

El proyecto de Ley General Audiovisual se fija en esta realidad y marca los pasos que las cadenas deben dar para atender a este colectivo de televidentes. Así, la norma establece que para el 31 de diciembre de 2010 las cadenas privadas deberán contar con el 25% de su programación subtitulada, porcentaje que asciende progresivamente hasta el 75% en 2013. En lo que respecta a las cadenas públicas, la ley es más dura, ya que deberán tener el 90% de su programación subtitulada para finales de 2013.

Si las grandes cadenas nacionales tuvieran que examinarse hoy en materia de subtitulado, aprobarían esta asignatura, según explica Francisco Utray, coordinador técnico del Centro Español de Subtitulado y Audiodescripción.

'Las seis cadenas de ámbito estatal -La 1, La 2, Antena 3, Cuatro, Telecinco y La Sexta- subtitulan de media el 40% de sus contenidos', indica Utray, para quien 'el gran éxito' de esta ley es que se reconoce 'el derecho de las personas discapacitadas a acceder a la televisión'.

El trabajo de subtitulación de contenidos para televisión es un proceso laborioso que implica una ardua labor de síntesis, y basta un dato para ilustrar esta complejidad: para una hora de emisión son necesarias 14 horas de trabajo.

TVE conoce bien todo este proceso, ya que comenzó a subtitular en 1990. 'Al principio se hacían fundamentalmente los informativos y películas, pero en los últimos años en La 1 y La 2 los niveles de subtitulado son altos con respecto a lo que se hacía anteriormente y, de hecho, en 2008 subtitulamos unas 16.000 horas', indica José Díaz, subdirector de Teletexto y Subtitulado de RTVE.

Entre los canales de la corporación está Clan TV, con el que TVE tiene 'especial sensibilidad' porque se dirige al público infantil y juvenil. Por ello, desde diciembre de 2008 es 'el único canal en España que subtitula el 100% de sus emisiones'. 'Es cierto que es un trabajo duro, pero es importante por su labor de integración', destaca Díaz.

Del mismo modo, Antena 3 ha puesto 'todo su empeño' en llegar al público juvenil de su canal en TDT Antena Neox, que en la actualidad subtitula entre el 60 y el 70% de su emisión, según señala Patricia Ruiz, responsable de subtitulación de Antena 3 -cadena que emite con subtítulos en torno al 33% de su programación-. Entre los contenidos que Telecinco ofrece subtitulados, que suman un total de 40 horas semanales según fuentes de la cadena, también están los dibujos animados, así como la ficción y los concursos.

Además del requerimiento legal que supone la nueva ley que se tramita actualmente en el Congreso, este servicio también es un termómetro de la sensibilidad social de las televisiones. En este sentido se manifiesta Fernando de Miguel, director de operaciones de La Sexta, al destacar que la subtitulación es 'uno de los puntos de compromiso' de esta cadena, que se plasma en la previsión de alcanzar en torno al 77% de programación con subtítulos en 2009.

De igual forma, Alberto Alarcón, director de programación de Cuatro, resalta que en esta labor no se trata tanto de porcentajes -en este caso cercano al 40%- sino de una 'filosofía de la cadena' cuyo objetivo es 'atender a una necesidad social'.

A pesar de reconocer 'el esfuerzo' que han hecho estas cadenas, la presidenta de la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS), María Luz Sanz, considera que lo que ofrecen ahora mismo es 'claramente insuficiente'. A su juicio, es necesario un mayor número de horas de programación para espectadores sordos, así como una mejora en la calidad del subtitulado.

A estas peticiones debe unirse la de que los grabadores de DVD y TDT incorporen sistemas que permitan grabar los subtítulos, y que personas con discapacidad auditiva estén incluidas en la medición de audiencias para 'controlar' la programación que incluye subtitulado.

En lo que respecta al panorama que se abre con el apagón analógico a partir del 3 de abril de 2010, Sanz cree que existe el riesgo de que el cómputo total de horas subtituladas se reduzca por la presencia de cadenas pequeñas que no puedan ofrecer este servicio.

En este sentido, el coordinador técnico del Centro Español de Subtitulado y Audiodescripción recuerda que las cadenas importantes tienen 'más o menos' los deberes hechos y que la ley hará que ese comportamiento 'sea aplicable a la totalidad de las televisiones'. Utray destaca así la importancia de un servicio que también es útil para aquellas personas que estudian castellano y para los espectadores mayores ya que, a pesar de ser una herramienta para espectadores sordos, el subtitulado 'beneficia al conjunto de la sociedad'.

En el caso de las películas y las series, el subtitulador debe transcribir los diálogos de los personajes ajustándolos a los tiempos de cada escena, e incluir rótulos en los que se explican los sonidos que se generan en ese plano, como el ruido de alguien al llamar a la puerta.

Para aquellos espacios que se emiten en directo, algunas cadenas como TVE recurren al sistema de reconocimiento de voz. Un ejemplo de esta modalidad son las conexiones en directo de los telediarios, en los que el subtitulador repite a un micrófono lo que está diciendo el personaje que está enfocado para que la máquina lo registre y emita el subtítulo. Para ver un programa con subtítulos hay que ir a la página 888 del teletexto o activarlos mediante la opción que ofrece la TDT.