Público
Público

Los temas clave del G-20 dividen a las potencias

Crecen las dudas sobre los resultados de la cumbre de hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cumbre del G-20 en Pittsburgh, que se inició anoche (de madrugada en España) con una cena entre los líderes de los países participantes, afronta el debate de hoy con fuertes divisiones entre las principales potencias mundiales sobre algunos de los temas clave de la agenda de la reunión.

La canciller alemana, Angela Merkel, dio el primer aviso ayer, antes de partir desde Alemania, al subrayar sus preferencias por que la cumbre se centre en la mejora de la regulación del sistema financiero, informa G. Sans Mora. 'Todos los productos financieros y todos los destinos financieros tienen que ser sometidos a reglas, y tiene que ser en todo el mundo', dijo Merkel, que al mismo tiempo receló de los intentos de lograr un reequilibrio mundial a base de controlar los movimientos de las principales economías exportadoras, como pretende Estado Unidos.

A lo largo del día de ayer también emergió una polémica sobre la reforma del FMI. Todo el mundo está de acuerdo en que hay que dar más peso a los países emergentes (el borrador de conclusiones dice que los países ricos deben ceder al menos un 5% de sus derechos de voto), pero el problema es que hay que reducir el número de representantes de los países occidentales en sus órganos de gobierno, y Estados Unidos pretende que sea la Unión Europea la que los ceda. Esa pretensión choca con los intereses de Reino Unido y Francia, que no están dispuestos a ceder sus asientos en el FMI.

Otro tema que enfrenta a los grandes es el de los salarios de los altos directivos de la banca. El borrador de conclusiones pide un acuerdo para finales de este año sobre nuevas normas mundiales para las bonificaciones de los banqueros. El documento no aboga por imponer límites estrictos al volumen de las bonificaciones, aunque sí sugiere normas mundiales que vinculen la remuneración de los banqueros al rendimiento a largo plazo de las empresas que dirigen y que esté sujeta a devolución si las cuentas de esas entidades empeoran. El G-20 también respalda que las agencias reguladoras tengan el poder de revisar los sistemas de remuneración de las compañías y puedan modificarlos si quiebran o requieren de intervención pública.

El G-20 respalda que las agencias reguladoras puedan revisar los sistemas de remuneración de las compañías

La redacción del documento difícilmente contentará al presidente francés, Nicolas Sarkozy, que demanda límites estrictos y que seguramente también se opondrá a aplazar hasta finales de año (no se especifica en qué foro) el acuerdo sobre los salarios de la banca.

En este ambiente de enfrentamiento previo, los sindicatos internacionales, que también están presentes en Pittsburgh, expresaron ayer sus dudas sobre el desenlace de la cumbre, y tacharon el borrador de las conclusiones del encuentro, que se filtró extraoficialmente, de 'excesivamente vago'. Los sindicatos creen que las medidas para regular el sistema financiero son insuficientes y temen que si se abandonan los planes de estímulo el paro repunte con fuerza en los próximos trimestres. Además, los sindicatos, cuya delegación española está encabezada por Ignacio Fernández Toxo, líder de CCOO, quieren que se retomen los compromisos de la cumbre de Londres en favor de un empleo decente.

EEUU

Población: 307 millones
PIB: 14 billones de dólares
Previsión PIB 2009: -2,8%
Empleo: 141 millones
Tasa de Paro: 9,5%

EEUU acude a la cumbre con un objetivo prioritario: buscar un reequilibrio de la balanza comercial global. Para ello, los países exportadores (como China, Alemania y Japón) deben incrementar su consumo, y los deudores, como Estados Unidos, aumentar sus ahorros. Obama acepta supervisar los ‘bonus' bancarios, pero no establecer límites cuantitativos. 

REINO UNIDO

Población: 61 millones
PIB: 2 billones de dólares
Previsión PIB 2009: -4,1%
Empleo: 29 millones
Tasa de Paro: 5,6%

El ‘premier’ británico, Gordon Brown, desea salir de la reunión del G-20 con un pacto para regular los mercados financieros. No es un entusiasta de la limitación de los sueldos de los banqueros (la City le presiona), pero sí quiere establecer sanciones para los paraísos fiscales. Asimismo, sostendrá que es pronto para que los países ricos retiren los paquetes de estímulo fiscal.

ALEMANIA

Población: 82 millones
PIB: 3 billones de dólares
Previsión PIB 2009: -5,6%
Empleo: 40 millones
Tasa de Paro: 7,7%

Los objetivos de Ángela Merkel son inversos a los de Obama: quiere limitar los salarios de los banqueros y se resiste a aceptar medidas para reequilibrar la balanza comercial global. Alemania también pretende una “adecuada” regulación financiera que acabe “con los excesos” de los mercados que condujeron a la crisis financiera.

ESPAÑA

Población: 46 millones
PIB: 1,39 billones de dólares
Previsión PIB 2009: -3%
Empleo: 20 millones
Tasa de Paro: 18,1%

José Luis Rodríguez Zapatero, apostará en la cumbre por mantener los impulsos fiscales para acabar de superar la crisis y defenderá un acuerdo mundial para luchar contra el cambio climático. Al contrario de lo que pasó en Londres, España no ha elaborado una propuesta propia y se ha adherido a la posición pactada en la UE.

BRASIL

Población: 194 millones
PIB: 1,26 billones de dólares
Previsión PIB 2009: -1,3%
Empleo: no disponible
Tasa de Paro: no disponible

El presidente brasileño, Lula da Silva, defenderá la regulación de los mercados financieros y la apuesta por las políticas anticíclicas para acabar de superar la crisis. Se alinea con Alemania en su rechazo a la imposición de compromisos para cambiar las políticas económicas nacionales y reequilibrar las balanzas de pagos.

CHINA

Población: 1.334 millones
PIB: 4,8 billones de dólares
Previsión PIB 2009: 6,5%
Empleo: no disponible
Tasa de Paro: no disponible

El presidente chino, Hu Jintao, se muestra ambiguo ante la propuesta de Obama de equilibrar la balanza comercial internacional. Por una parte, China quiere acabar con la dependencia de sus exportaciones a EEUU y reforzarse en otros mercados, pero recela de posibles límites que condicionen su política comercial.