Público
Público

El temor al rescate de España impide a la banca financiarse

En el sector financiero aseguran que la situación actual es más difícil que tras la quiebra de Lehman Brothers

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo peor que puede pasarle a una entidad financiera es que se quede sin liquidez. La falta de solvencia (capital) se puede sobrellevar durante un tiempo, pero la carencia de liquidez se lleva por delante a un banco de forma inmediata por muy sano que esté. Es lo que le pasó a Northern Rock, la hipotecaria británica que dio el pistoletazo de salida a las caídas bancarias en Europa en esta crisis. Tenía solvencia suficiente, pero llegó un momento en que no pudo acceder a financiación y tuvo que ser nacionalizado ante el riesgo de quiebra inminente.

El temor a que pueda ocurrir algo similar a numerosas entidades europeas recorre actualmente los sistemas financieros de toda Europa. La crisis de Irlanda ha expandido mucha incertidumbre en todo el continente y en este momento ninguna entidad europea tiene capacidad de financiarse. Es la situación más difícil desde que se inició la crisis hace tres años, más grave aún que la desatada a raíz de la quiebra de Lehman Brothers, aseguran fuentes del sector financiero español. En otros momentos complicados a lo largo de esta crisis, 'el problema era el precio [había que pagar muy caro para poder emitir]; ahora ni siquiera se fijan precios para cruzar operaciones', aseguraba la semana pasada el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola. 'Y hasta que no se tranquilice el mercado no va a haber precios de oferta', añadía el ejecutivo catalán, para quien esto no se conseguirá hasta que los grandes países de la Unión Europea acuerden y aclaren cuál va a ser el futuro de la zona única y del euro.

Ningún banco europeo puede hacer emisiones en este momento

En el caso de los bancos y cajas españoles las cosas son, si cabe, más difíciles, por la incertidumbre desatada en torno a la capacidad del Estado de pagar la deuda pública y también por las dudas que muchos analistas tienen sobre la solvencia real del sistema financiero. La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's advierte de que en este momento todas las entidades nacionales (salvo Santander y BBVA) dependen exclusivamente de la línea de liquidez del Banco Central Europeo, lo que supone una gran vulnerabilidad, asegura. Esta situación puede prolongarse durante meses, hasta que desaparezcan totalmente los temores a que el país tenga que ser rescatado, advierten fuentes de la banca, que alertan de que puede llegar el caso de que alguna entidad tenga dificultades.

'El problema de financiación de las entidades españolas seguirá existiendo durante un tiempo porque el mercado está muy temeroso y proclive a no prestar', asegura Manuel Romera, director del Sector Financiero de IE Business School, quien pide al BCE que facilite la situación dejando de lado su ambigüedad y aclarando si está dispuesto a comprar deuda pública de los países que están en dificultades añadidas. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, cree que los mercados volverán a abrirse si se estabiliza la prima de riesgo española (en las tres últimas sesiones bajó considerablemente), aunque en todo caso destaca que 'las entidades españolas pueden aguantar muchos meses este nivel de tensión', ya que pueden elevar de nuevo sus apelaciones de financiación al BCE, que se redujeron a la mitad entre julio y octubre a raíz de los buenos resultados de los test de estrés. Hasta 200.000 millones se podrían pedir sin problemas, asegura Díez. Esa cifra es muy superior a los 68.000 millones de octubre y al récord histórico de 130.000 millones que se alcanzó en julio pasado.

El problema actual es que ni siquiera se fijan precios para hacer operacionesEn el Banco de España intentan tranquilizar a los inversores y clientes, y también aseguran que la banca española puede aguantar la situación actual tanto como el resto de entidades europeas. Además, destacan que la mayor parte de refinanciaciones que tienen que hacer las entidades son después de 2013. 'La estructura de vencimientos de la banca española es una fortaleza', aseguran desde la institución. En lo que queda de año, han de conseguir 2.000 millones, cifra que asciende a 10.000 millones en el primer semestre de 2011, 6.500 millones en el segundo, 19.500 millones en 2012, 11.000 millones en 2013 y 51.000 millones a partir de 2013. En el organismo dan por hecho que los mercados se volverán a abrir dentro de poco tiempo (en diciembre no, porque es habitualmente un mes inhábil para las emisiones), como ha ocurrido en las cerrazones de mercados anteriores, y confían en que todas estas refinanciaciones podrán hacerse sin problemas. Eso sí, las cosas ya no son como antes de la crisis y ahora las emisiones hay que hacerlas a plazos mucho más cortos y a precios mayores (ver información adjunta). Antes se hacían colocaciones sin problemas a diez años y ahora las más habituales son con vencimientos de entre uno y tres años.

Al margen de si alguna entidad caerá o no por los problemas de financiación, desde algunas entidades sí tienen claro que esta situación puede acelerar la llegada de la segunda oleada de fusiones. Fuentes de una caja aseguraron a Público que los precios que se están pagando para acceder a la financiación están dañando en exceso las cuentas de resultados de las entidades y aquellas más débiles no van a tener más remedio que plantear una nueva reestructuración para superar la crisis. Si como aseguraba el presidente de Banca Cívica, Enrique Goñi, estamos ante un 'precolapso financiero', la situación es muy similar a la de la pasada primavera, cuando se desató el gran proceso de fusiones de cajas.