Público
Público

La temperatura superficial del Mediterráneo aumenta 0,05 grados cada año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de investigadores de la Universidad de Málaga (UMA) ha constatado que la temperatura superficial del agua del mar Mediterráneo tiene ha aumentado 0,05 grados centígrados al año en el último cuarto de siglo.

Así lo confirman los primeros resultados de un proyecto liderado por el profesor de la UMA Francisco Criado, que recibe el nombre de "Índices para el diagnóstico de tendencias climáticas en el mar Mediterráneo", según ha informado Andalucía Innova.

La principal línea de investigación de este grupo de Oceanografía Física -liderado por el doctor Jesús García- se centra en el intercambio de aguas en el Estrecho de Gibraltar, y concretamente en la vinculación de ese intercambio con los fenómenos climáticos que afectan al mar Mediterráneo.

Según ha explicado Criado, "el Estrecho es un punto estratégico clave, puesto que es la única conexión entre un mar semicerrado con las aguas oceánicas".

El estudio también analiza la temperatura del aire como una de las variables para diagnosticar las tendencias climáticas en el Mediterráneo, de tal forma que se ha llegado a la conclusión de que aumenta en 0,012 grados centígrados al año desde hace seis décadas.

Criado ha precisado que en el periodo comprendido entre 1948 y finales de los años cincuenta la temperatura promedio del aire presentaba una tendencia descendente, momento a partir del cual esta tendencia se invirtió.

La estratificación del océano no favorece que la tendencia detectada en las aguas superficiales se traslade también a las aguas intermedias y profundas, ha explicado el profesor, que ha señalado que, aunque existen indicios que apuntan también a su calentamiento, "éste es mucho más moderado".

El grupo trabaja actualmente en el seguimiento de las variables climáticas en el Mediterráneo para dar una descripción pormenorizada de factores como la precipitación, evaporación, temperatura del aire y agua y nivel del mar.

Toda esta información la obtienen de bases de datos climáticos procedentes de la NASA, en concreto del National Centre for Environmental Prediction (NCEP).

Para vincular estas variables con el intercambio de agua por Gibraltar utilizan medidores que registran datos de forma continua en el Estrecho desde septiembre de 2004 y cuyo mantenimiento se realiza en campañas oceanográficas cada cuatro meses.