Público
Público

La temporada de caza general se abre con buenas perspectivas pese a la sequía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La temporada de caza, con la apertura mañana de la veda general, se presenta con buenas perspectivas en Castilla y León, pese a que algunos cotos hayan decidido retrasarla debido a la sequía de este otoño.

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, ha explicado hoy, en declaraciones a EFE, que se ha "recomendado" a los cotos que pospongan la apertura de la veda, ya que la sequía hace más vulnerables a algunas especies.

La Federación ha planteado también a la Junta de Castilla y León esta posibilidad, pero la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha decidido mantener las fechas de la temporada, del 23 de octubre de 2011 al 29 de enero de 2012.

"Nosotros no tenemos capacidad de decisión, es la Dirección General de Medio Natural, pero confiamos en el buen criterio de cada coto", ha comentado el respecto al presidente.

La caza tiene un factor intrínseco de "dificultad", pero la sequía de septiembre y octubre ha hecho a algunas especies más vulnerables, al haber menos defensas naturales en el campo, ha indicado Santiago Iturmendi.

De ahí la recomendación de la Federación, que ha llevado a muchos cotos a hacer "un sacrificio" y retrasar la apertura al próximo fin de semana, el último de octubre, o incluso a los primeros días de noviembre, ha detallado.

Iturmendi ha subrayado que pese a esta circunstancia, la temporada se presenta con buenas perspectivas.

La perdiz ha criado bien, aunque la sequía de las últimas semanas puede haber reducido el número de crías que hayan prosperado, pero "no es un año malo".

"Una cosa es el retraso" en la apertura de la veda "y otra cómo viene" la temporada, ha apuntado el presidente.

Además, la liebre "esta remontando", después de años malos porque la lucha contra los topillos perjudicó a este especie, según el responsable de la Federación autonómica.

Aunque aún está "lejos" de los censos anteriores a su declive, se espera una progresiva recuperación de la especie, una de las estrellas de la caza en Castilla y León.

El conejo tiene poblaciones "importantes", con los consiguientes daños en cultivos, unos perjuicios que pueden ir descendiendo por efecto de la propia caza y de enfermedades que son cíclicas en esta especie.

Otra de las especies con una población importante esta temporada, en palabras de Santiago Iturmendi, es la paloma torcaz, aunque la becada se presenta esta vez con menos optimismo, precisamente como consecuencia de la sequía, que puede alterar su régimen migratorio y retrasar su llegada a Castilla y León.

Un 90 por ciento del territorio de Castilla y León, cerca de ocho millones y medio de hectáreas, es zona de caza y cada año son abatidas alrededor de millón y medio de piezas de caza menor y 27.000 de caza mayor.

La caza mueve unos 150 millones de euros al año en Castilla y León y genera cerca de 1.200 empleos, según datos de la Junta.