Publicado: 03.03.2014 18:45 |Actualizado: 03.03.2014 18:45

El temporal comienza a remitir tras dejar olas de más de 11 metros y rachas de viento de 112 km/h

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las olas se han acercado a los 12 metros de altura en el área de Cabo Vilán (en Camariñas, A Coruña), mientras que las rachas máximas de viento han alcanzado los 112 kilómetros por hora en Malpica (A Coruña). El temporal marítimo también ha golpeado con fuerza el litoral de Gipuzkoa durante toda la noche. Se han registrado olas de 11,1 metros en la boya de San Sebastián, ciudad que mantiene cerrados dos de sus puentes sobre el río Urumea, así como los paseos próximos al mar. Una de esas olas rompió anoche la cristalera de una ventana del número 12 del paseo de Salamanca, aunque las infraestructuras de la ciudad, a diferencia de lo que ocurrió el pasado 2 de febrero, no sufrieron daños destacables tras la pleamar de la tarde de ayer, según ha señalado el Ayuntamiento en un comunicado. Los golpes de mar también han causado destrozos en el dique del rompeolas de Bermeo, en Bizkaia. La olas han dañado el pavimento y han vuelto a mover algunos de los bloques de hormigón instalados tras el último temporal. 

En el litoral gallego, las boyas ubicadas en Cabo Vilán han registrado una de las olas más altas del temporal, de 11,95 metros, mientras que en A Coruña la altura ha llegado a los 9,25 metros por lo que el Ayuntamiento prohibió la circulación de peatones y vehículos en el paseo marítimo, zona de Riazor y Orzán, advirtiendo del peligro de las mareas vivas.

El mar inundó zonas habitadas y carreteras e incluso llegó a derribar parte del Faro de Burela, en Lugo.

En cuanto al viento, los datos de MeteoGalicia muestran que la racha máxima se ha registrado en la estación de Malpica (A Coruña), con 111,96 kilómetros por hora. En Punta Candieira, en Cedeira (A Coruña), el viento ha llegado a soplar a 109,8 kilómetros por hora y en Cariño, en la misma provincia, la racha más fuerte ha sido de 105,84 kilómetros por hora.

El temporal marítimo ya comienza a remitir en intensidad aunque veinticuatro provincias de trece comunidades mantienen la alerta por fuerte oleaje, nevadas, rachas fuertes de viento, lluvias, aludes o deshielos. En Cantabria y Euskadi hay alerta roja por olas de 8 metros aumentando a 10 metros con viento del oeste de fuerza 8 a 9, según informa la Agencia Estatal de Meteorología. 

La provincia de Huesca tiene aviso naranja por nevadas en el Pirineo con una acumulación de 25 centímetros de espesor y por rachas máximas de viento de 100 km/h. Además, la Aemet señala el riesgo de aludes, en Huesca y Lleiga, de tamaño grande o muy grande, con salida por debajo de los 2.100 metros.

En Catalunya, la provincia de Girona está en alerta naranja por fenómenos costeros adversos y alerta amarilla por nevadas y viento. Barcelona y Tarragona siguen con alerta naranja o amarilla por nevadas, rachas de vientos o fenómenos costeros.

Galicia, excepto la provincia de Orense, y Asturias tienen aviso naranja por fenómenos costeros adversos con fuerte oleaje entre 7 y 8 metros disminuyendo a 5 metros.

El nuevo temporal que azota desde este lunes Galicia y la cornisa cantábrica ha puesto en alerta roja el litoral del norte con rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora y olas de hasta 10 metros de altura, aunque castiga también a buena parte de la península. Con éste, son ya siete los episodios "atípicos" de alerta roja en el mar que encadena Galicia durante el invierno (seis en lo que va de año) por causas diversas, como el fuerte contraste de masas de aire subtropical y polar.

Así lo han explicado fuentes de Meteogalicia, para las que "lo normal es que haya unas tres alertas rojas al año, incluso cuatro por mar de fondo..., pero este año se han superado con creces".