Público
Público

El temporal deja cuantiosos daños

El viento derriba 60 metros de la valla de Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta vez las previsiones no fallaron. Tal y como se preveía, el temporal de frío, nieve y viento ha ocasionado numerosos problemas en buena parte de España. De hecho, todo el país, excepto Canarias, ha estado en alerta durante todo el día por culpa del mal tiempo.

El viento, que superó los 100 kilómetros por hora en 13 comunidades autónomas, fue sin duda el gran protagonista del día. El vendaval derribó alrededor de 60 metros de la valla fronteriza de Melilla, suspendió las comunicaciones marítimas entre la ciudad autónoma y la Península, y obligó a los bomberos de Ceuta a efectuar más de un centenar de salidas. Los niños ceutíes se quedaron además sin clases, debido al viento huracanado que barrió la ciudad. Ocurrió lo mismo en Cantabria. Las rachas de viento, en ocasiones de hasta 120 km/h, obligaron a suspender las clases en la región y causaron cuantiosos daños, como el desprendimiento del techo del polideportivo de un instituto en Santander.

En Madrid, los bomberos pasaron varias horas para retirar un cartel publicitario de grandes dimensiones. La entrada a la ciudad por la autovía A-2 quedó suspendida durante varias horas, lo que provocó 14 kilómetros de retenciones.

Peligro generalizado

En Avilés (Asturias), las autoridades ordenaron el cierre de un complejo deportivo, después de que el vendaval levantara buena parte del tejado y pusiera en peligro una de las zonas más concurridas de la ciudad. Las rachas de viento que soplaron en el puerto de Palma de Mallorca derribaron la pasarela de un barco que se encontraba atracado.

En el incidente, resultó herida una persona y otras tres cayeron al mar, aunque todo quedó en un susto. Por otra parte, AENA se vio obligada a cancelar un vuelo y desviar otros dos en los aeropuertos de Cantabria, A Coruña y Granada.

En previsión de que se puedan repetir estas situaciones, Protección Civil ha recomendado suspender todas las actividades al aire libre en cuatro comarcas de Tarragona y Girona.

En Palencia, 120 camiones quedaron atrapados por la nieve y fueron rescatados por las máquinas quitanieves. También se cerraron 21 puertos de montaña y hubo que usar cadenas en otros 50. Por último, 2.000 alumnos de Castilla y León no fueron al colegio.