Público
Público

El tenor Juan Diego Flórez sí cantará en el Teatro Real en junio pero Rossini

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El tenor peruano Juan Diego Flórez ha dicho siempre que si canta Verdi será su "Rigoletto" pero cree que aún no tiene la "vocalidad" que requiere el papel, por eso en agosto anunció que posponía su debut en junio en el Teatro Real con ese papel. Ahora ha comunicado que mantiene la fecha pero que cantará Rossini.

El Teatro Real ha notificado hoy a los medios que Flórez, que estará mañana en Madrid para presentar su última grabación, "Bel Canto Spectacular", ofrecerá dos recitales extraordinarios, los días 2 y 7 de junio de 2009, en los que interpretará un programa compuesto principalmente por arias de Rossini, el autor en el que se especializó tras su trabajo en "El viagio a Reims".

Esos días interpretará, acompañado por el pionista Vicenzo Scalera, además de varias arias de Rossini, piezas de Gounod, de Serrano y, en un guiño a España, de Pérez Soriano, Barrera Saavedra y Vives.

Flórez (Lima, 1973) anunció, según recuerda hoy el Real, que cancelaba su compromiso de interpretar al duque de Mantua en la producción de "Rigoletto" programada para junio de 2009 "al no estar en el momento de voz apropiado".

El Teatro Real, que había anunciado la participación de Flórez como uno de los grandes atractivos de la programación de la próxima temporada, asegura en una nota que "en su momento" entendió la decisión del cantante y que continúa su "excelente relación profesional" con él.

El tenor informó el pasado 1 de agosto en Barcelona que tendría que posponer su compromiso con el Teatro Real de Madrid para cantar "Rigoletto" al no encontrarse en el momento de vocalidad apropiado para esa interpretación.

"Siempre he pensado que de Verdi cantaré únicamente 'Rigoletto', sólo que ahora es demasiado prematuro", alegó el cantante en un ejercicio de "autocrítica", como él mismo lo denominó.

Flórez había cantado "Rigoletto" en primavera en Dresde y al principio ha reconocido que le "costó", por tener que forzar la voz tras haber protagonizado una gira de conciertos con otros programas.