Público
Público

Una tensa noche electoral del Partido Socialista francés impide designar a su líder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La extrema tensión entre partidarios de las dos candidatas, Ségolène Royal y Martine Aubry, que se midieron el viernes en la segunda vuelta de elecciones internas y que dijeron haber ganado, impidió al Partido Socialista francés (PS) anunciar quién será su líder.

En una decisión inesperada, la dirección del PS comunicó pasadas más de cuatro horas desde el cierre de las votaciones que "no podía anunciar" el resultado del escrutinio para la elección de primer secretario de la formación.

Los responsables del partido reconocieron que ese resultado era "extremadamente ajustado" y además pidieron públicamente a los partidarios de Aubry y de Royal que se abstuvieran de hacer "declaraciones intempestivas".

La dirección hubo de intervenir después de que ambos bandos se lanzaran reproches mutuos por adelantar la victoria de la candidata propia y hubiera veladas insinuaciones de fraude, que en algún caso fueron abiertamente acusatorias.

Los militantes socialistas que apoyan a la ex ministra Aubry habían asegurado que su candidata había ganado el escrutinio con cerca del 50,5 por ciento de los votos pero los partidarios de Royal afirmaron que no reconocían la victoria de la alcaldesa de Lille.

"No dejaremos que nos roben la elección", llegó a decir Manuel Valls, próximo a Royal, quien aunque anunció que no haría declaraciones públicas durante la noche electoral, salió al paso del escándalo que comenzó a fraguarse hacia las tres de la madrugada.

"No voy a dejar que me hagan esto", exclamó Royal, quien calificó de "infracción" el anuncio de los partidarios de Aubry de que ésta había sido la vencedora.

Valls insistió en que la victoria de la ex candidata a la Presidencia de la República en el 2007 -que perdió entonces frente a Nicolas Sarkozy- era clara y que la falta de anuncio oficial por parte de la dirección se podría explicar sólo porque aún faltaban por votar militantes en las Antillas.

Pero la dirección del PS, por boca del ex ministro y secretario nacional del partido, Daniel Vaillant, zanjó: "no es momento de dar resultados", vistas las reacciones de partidarios de una y otra candidata.

Y Vaillant aseguró que se manifestaba así en nombre del primer secretario saliente, Francois Hollande, ex pareja de la candidata Royal.

"Los resultados son muy ajustados, extremadamente ajustados", agregó Vaillant, quien pidió tiempo para declarar quién será la nueva primera secretaria del Partido Socialista, la mayor fuerza de la oposición política del país.

Los partidarios de Aubry ya habían festejado en Lille (noreste) la victoria de su candidata y aseguraron que había conseguido hacerse con gran cantidad de votos de partidarios del tercer candidato en liza, Benoît Hamon, quien hubo de retirarse tras la primera vuelta del jueves pero que recomendó el voto a aquella.

Las urnas abrieron entre las 17:00 horas locales (16:00 GMT) y hasta las 22:00 (21:00 GMT) del viernes para los casi 233.000 socios del PS que el jueves, en una primera ronda, no dieron la mayoría a ninguno de los candidatos que se presentaban al cargo de primer secretario.

Royal, de 55 años y ex candidata a la presidencia de la República en 2007 -que perdió frente a Nicolas Sarkozy- había hecho un llamamiento a los afiliados para que votaran de manera "masiva" en esta consulta interna pero de importancia vital para el PS y su estrategia futura.

A los socialistas franceses la elección de nuevo líder se les plantea como un reto para intentar recuperar iniciativa política y el poder, que Sarkozy ganó en la batalla presidencial y que pretenden volver a asumir en las elecciones del 2012.

Aubry, de 58 años, ex ministra y alcaldesa de Lille, partía como segunda a priori en esta nueva votación y aspiraba a hacerse con la dirección del partido para intentar llevarle de nuevo al Gobierno de Francia.