Público
Público

La tensión entre Argentina y Marsans se recrudece por el patrimonio de Aerolíneas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las tensiones entre el Gobierno argentino y Marsans por Aerolíneas Argentinas se han recrudecido con acusaciones del Estado sobre supuestas "maniobras dilatorias", coincidiendo con un informe que revela que la situación de la compañía es más grave que lo reconocido por el grupo español.

Esta vez el nudo de la pelea pasa por el estado patrimonial negativo de Aerolíneas y su subsidiaria Austral, que, según una auditoría pública, es mucho más abultado de lo admitido por Marsans en los estados contables de las compañías.

La Auditoría General de la Nación (AGN) de Argentina revisó esos balances a pedido del Parlamento y, de acuerdo con un informe divulgado hoy, determinó que el patrimonio neto negativo de ambas compañías al 17 de julio pasado es de 2.190 millones de pesos (659,6 millones de dólares).

El organismo oficial llegó a esa conclusión tras realizar varios ajustes a los estados contables remitidos por Marsans, que registraban una situación patrimonial negativa de ambas empresas de 894 millones de pesos (269,2 millones de dólares) al 17 de julio, cuando el grupo español firmó con el Gobierno argentino un acuerdo para vender al Estado la línea aérea y su subsidiaria.

El informe de la AGN, al que tuvo acceso Efe, marca un "progresivo deterioro" en "todas las variables de las empresas, tanto el endeudamiento como la solvencia general, careciendo de financiación propia, de liquidez y especialmente de capital de trabajo para poder hacer frente a los compromisos establecidos".

Asegura además que las compañías "se encuentran en causal de disolución por pérdida de capital social (...), debiendo los accionistas reintegrar total o parcialmente su capital para que no se produzca la liquidación".

Pero la situación patrimonial de Aerolíneas también es eje por estas horas de una disputa entre los miembros del directorio de la línea aérea de bandera.

A menos de 24 horas de una asamblea de accionistas de la compañía convocada para este miércoles, en la que la situación patrimonial es uno de los temas del orden del día, los directores en representación de Marsans llamaron para la tarde de hoy a una reunión de directorio en la que se resolvió dejar ese asunto para otra asamblea, que se celebrará el próximo 18 de diciembre.

Los dos representantes del Estado y el del Programa de Propiedad Participada (PPP, trabajadores) en el directorio de Aerolíneas tacharon a la reunión de hoy como "ilegítima" y prometieron impugnarla ante la Justicia.

En un comunicado, estos directivos aseguraron que Marsans "intenta evitar que en la asamblea de accionistas de mañana se trate la situación patrimonial de la sociedad y el patrimonio neto negativo, que quedó debidamente documentado por los balances 2007 y 2008, y por la AGN".

Por su parte, Jorge Molina, miembro del directorio en representación de Marsans, confirmó a Efe que "como hay un punto muy importante que es el recupero del aporte de capital, se decidió en la reunión de hoy convocar a una asamblea de accionistas para el 18 de diciembre, como lo marca la ley argentina, para tratar específicamente este tema".

El ejecutivo explicó que con cinco días de anticipación se citó a los doce miembros del directorio para la reunión de hoy, a la que los representantes del Estado y del PPP "no quisieron" asistir, "pero como Marsans tiene quórum propio (nueve sillas), se pudo realizar".

"Están en todo su derecho a impugnar la reunión. Pero en este directorio hay un representante de la comisión fiscalizadora que es de la Sindicatura General de la Nación que participó de la reunión y no hizo ninguna observación", señaló Molina.

Desde mediados de julio la gestión de Aerolíneas está a cargo de un comité presidido por un representante del Estado, que hasta el momento ha aportado 222 millones de dólares para mantener operativa la empresa, fondos que el Gobierno argentino podría solicitar que sean contabilizados como aportes de capital de parte del Estado, que ya es accionista minoritario de la firma, con un cinco por ciento.