Público
Público

Tensión y presencia policial en Pekín en los lugares de las protestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fuerte presencia policial, acceso restringido a periodistas y controles a cada pocos metros es el dispositivo desplegado en la calle Wangfujing de Pekín, lugar de convocatoria de las protestas del denominado movimiento "Molihua Gemin" (revolución jazmín), a semejanza de lo ocurrido en Túnez.

En la puerta de entrada al restaurante de comida rápida McDonalds de Wangfujing, conocida calle comercial de Pekín y epicentro de las protestas del pasado domingo, el acceso está restringido y a los periodistas el trabajo les está prohibido a no ser que tengan una autorización expresa de la comisaría más cercana.

Además, la policía se emplea con contundencia a la hora de reprimir cualquier intento de grabación. Tanto es así que una de las periodistas desplazadas hasta el lugar ha sido expulsada del mismo a empujones por grabar el interior del McDonalds desde una tienda cercana.

A pesar de las declaraciones de Zhao Qizheng, portavoz de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el pasado jueves, en las que tildaba estas protestas de "rídiculas", el ejecutivo chino se ha blindado ante la posibilidad de nuevas protestas.

De esta forma y, además de la citada Wangfujing, la Plaza de Tiananmen, lugar de las protestas de 1989, ha sido parcialmente cerrada y en sus accesos hay apostados decenas de policías armados.

El pasado miércoles, los organizadores de las protestas volvieron a convocar manifestaciones para el próximo domingo y todos los siguientes, concretando además sus exigencias y pidiendo al gobierno chino que acabe con la corrupción y sea "supervisado por el pueblo".