Público
Público

Teoría que liga virus de ratones con fatiga crónica se desmorona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

Científicos estadounidensesrectificaron parte de un estudio publicado en 2009 en larevista Science que vinculaba al síndrome de fatiga crónica conun virus de roedores, ya que se sigue sumando evidencia quedesmiente la relación.

Además de la rectificación parcial, Science publicó estasemana una nueva investigación que pone en jaque la teoría queligaba al virus con la misteriosa enfermedad.

Un estudio respaldado por Estados Unidos no halló rastrosdel virus XMRV, y otro emparentado, en muestras de sangretomadas tanto a personas saludables como pacientes con síndromede fatiga crónica.

La enfermedad produce dolor muscular, pérdida de memoria yuna fatiga abrumadora. Si bien la investigación sobre el XMRVofrecía la esperanza de identificar su causa, y por lo tantocrear un tratamiento, los científicos señalan que la relaciónprobablemente se debió a la contaminación de muestras.

El estudio inicial del 2009 se adjudicaba la detección deXMRV en la sangre de dos tercios de los pacientes con síndromede fatiga crónica.

Pero en mayo de este año, Science difundió dos informes querefutaban esa investigación, junto con una "expresión editorialde preocupación", y manifestó que la validez del estudiooriginal sobre fatiga crónica efectuado por equipos de Nevada yMaryland "ahora estaba en duda".

Uno de los informes, del Instituto Nacional del Cáncer deEstados Unidos, sugería que el hallazgo se había debido a lacontaminación de las muestras de laboratorio. El otro era unestudio británico que indicaba también que las muestrascelulares de los pacientes posiblemente se habían contaminado.

Todo esto aumentó lentamente las dudas.

Los doctores Robert Silverman y Jaydip Das Gupta de laClínica Cleveland, coautores del estudio original publicado enel 2009 en Science, rechequearon sus experimentos y hallaronque algunas muestras de los pacientes con fatiga crónicaestaban contaminadas con una forma de laboratorio de materialgenético del XMRV que podría no pertenecer a las personas.

El equipo entonces rectificó tablas y estadísticas delestudio que se basaban en las muestras contaminadas. Un correoelectrónico de la Clínica Cleveland indicó que los autores yano creían en que el XMRV juegue algún papel en el síndrome defatiga crónica.

Según Science, los principales autores del estudio aúncreen que en otros datos de su artículo respaldan susconclusiones originales. La revista manifestó que mantiene su"expresión editorial de preocupación" de mayo y que planeadebatir medidas futuras a la luz de los nuevos hallazgos.

El síndrome de fatiga crónica afecta a alrededor de 1 a 4millones de estadounidenses. No existe cura y los pacientessuelen ser tratados con fármacos para contrarrestar lossíntomas, entre ellos antidepresivos y ansiolíticos.