Público
Público

La terapia ayuda a las embarazadas víctimas de abuso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Dave Levitan

En un estudio realizado en laciudad de Washington, una intervención breve redujo losepisodios reiterados de violencia doméstica en un grupo deembarazadas afroamericanas y disminuyó la posibilidad de tenerpartos muy prematuros.

La actividad incluyó sesiones de terapia durante lasconsultas prenatales.

Psicólogos y asistentes sociales entrenados enseñaron a lasmujeres conductas de seguridad y opciones de prevención, comola solicitud oficial de protección, y les brindaron informaciónsobre los tipos de violencia y su ciclo y consejos para dejarde fumar y manejar la depresión.

"Muchos programas intervienen en un solo riesgo y esimportante ocuparse de todos los problemas de una vez", dijo aReuters Health la doctora Michele Kiely, del Instituto Nacionalde Salud Infantil y Desarrollo Humano, en Bethesda.

"Eso explica nuestro éxito. Si lo tuviera que repetir,agregaría intervenciones para reducir el consumo de alcohol ydrogas", agregó.

En el estudio, el equipo de Kiely asignó al azar a 1.044afroamericanas embarazadas a un grupo tratado con los cuidadoshabituales o con la intervención.

En la primera entrevista, 169 mujeres tratadas con laintervención y 167 mujeres tratadas con los cuidados habitualeshabían sido víctimas de conductas violentas de sus parejas.

La intervención redujo más de la mitad las posibilidades desufrir episodios reiterados de violencia, según indicó elestudio publicado en la revista médica Obstetrics andGynecology.

Al analizar los datos según la gravedad de la violencia, laintervención disminuyó el riesgo de recurrencia durante elembarazo y después del parto en las víctimas de los casos másleves.

Entre las víctimas de los abusos más graves, laintervención sólo modificó la recurrencia de violenciapostparto.

La participación mejoró también la evolución del embarazo.Sólo dos mujeres en ese grupo tuvieron un parto muy prematuro(antes de la semana 33, en lugar de la 40), a diferencia denueve mujeres del otro grupo, lo que representa una mejoríaestadísticamente significativa.

La duración del embarazo también aumentó más de una semanaen el primer grupo. "El resultado en esa población es unhallazgo muy importante. Si la muestra estudiada hubiera sidomás grande, los resultados biológicos habrían sido mayores",dijo Kiely.

La especialista agregó que, aunque la intervención podríaimplementarse en cualquier lugar, en este caso hubo ventajasque no estarían disponibles en todos los entornos.

Por ejemplo, los profesionales que participaron tenían porlo menos un título universitario en los temas asociados yrecibieron tres semanas de entrenamiento intensivo. "Estaintervención es un desafío que demanda habilidad yflexibilidad", dijo.

Pero la recompensa fue enorme y el equipo opinó que valdríala pena hacer estudios más grandes para poner a prueba laefectividad de este tipo de intervenciones.

FUENTE: Obstetrics and Gynecology, febrero del 2010.