Público
Público

Terapias alternativas no alivian el estrés en niños con cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Los masajes, la terapia conhumor y la relajación no facilitan la vida de los niños concáncer que reciben un trasplante de médula ósea.

"Creíamos haber encontrado una terapia efectiva", dijo elpsicólogo Sean Phipps, del St. Jude Children's Research Hospital,en Memphis, que dirigió el estudio cofinanciado por el gobierno yuna fundación.

En cambio, afirmó que ni siquiera la terapia alternativa másmoderna superó la atención de apoyo estandarizada, que incluyefármacos para las náuseas y el dolor y respaldo psicológico paralos niños y los padres.

Phipps explicó que los trasplantes de células madre,obtenidas de la médula o la sangre, son los tratamientos másduros para los niños con cáncer. No sólo les produce dolor, sinoque exigen una dieta restringida y un aislamiento por el altoriesgo de contraer infecciones.

Para conocer la utilidad de un tratamiento alternativo contrael estrés, el equipo de Phipps dividió a 178 niños en tresgrupos.

Uno recibió exclusivamente la atención estandarizada y otroobtuvo también masajes y terapia del humor. En el tercero, lospadres fueron sometidos a masajes y aprendieron a sobrellevar laenfermedad de sus hijos de forma más relajada.

Usando una escala estandarizada para medir la calidad de vidade los pacientes bajo tratamientos agresivos, el equipo evaluó laevolución de los niños en cada grupo.

"No pudimos demostrar que nuestras intervenciones modificaranese progreso", dijo Phipps. Una explicación posible es que laatención habitual ya de por sí ayude a los niños. Pero insistióen que se necesitan más estudios para probarlo.

El doctor Scott Baker, que dirige el Programa deSobrevivientes del Centro de Investigación del Cáncer FredHutchinson, en Seattle, dijo que le sorprendieron los resultadospublicados en Cancer.

"El diseño del estudio es muy riguroso. Muchas veces, lo quepercibimos como cierto o beneficioso, no lo es", indicó.

"Hay muchas cosas que podemos hacer para que los niños sesientan mejor", señaló. "No nos tenemos que quedar sentados sinhacer nada", concluyó.

FUENTE: Cancer, online 12 de julio del 2010.