Público
Público

Un tercio de los españoles respira aire sucio por encima del límite legal

España tiene abiertos ya dos procesos de infracción por incumplir la directiva europea sobre calidad del aire. El informe de Ecologistas en Acción concluye que la cifra se eleva al 94% según los parámetros de la OM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

17,3 millones de personas en España, un 37% del total de todos los habitantes del país, convive a diario con aire más contaminado de lo que establece la legislación. Así se desprende del informe sobre calidad del aire de Ecologistas en Acción, el único que recoge anualmente todos los datos aportados por las comunidades autónomas, salvo las ciudades de Ceuta y Melilla.

Pero ese 37% representa sólo el porcentaje que excede los laxos límites de la Directiva europea sobre calidad del aire que España está obligada a cumplir, bajo pena de multa. En realidad, como ya adelantó hace una semana la Agencia Europea de Medio Ambiente, esa cifra se eleva hasta el 94% atendiendo a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con parámetros sustancialmente más estrictos.

Aún así, la organización ecologista advierte de que 'la población que respira aire contaminado en el Estado español es en realidad mayor que la que se indica', por las deficiencias en las mediciones o en la aportación de información. El informe, que se basa en las mediciones de 2012, recoge datos de cuatro tipos de contaminantes distintos.

Las partículas en suspensión, consideradas las más peligrosas por los ecologistas, afectan al 76% de la población (35,5 millones de personas), según los valores recomendados por la OMS.

Por su parte, las personas que respiran niveles insalubres de dióxido de nitrógeno, que se produce únicamente por los tubos de escape de los transportes a motor, son casi 8 millones (un 17%). Aquí, los límites tanto de la Directiva como del organismo de Naciones Unidas coinciden.

En el caso del ozono troposférico, que se da principalmente en las zonas rurales y metropolitanas de las grandes ciudades por la expansión del dióxido de nitrógeno, los altos niveles afectan a un 38,5 millones de personas, de las cuales 9 millones superan los límites legales comunitarios.

Por último, la población que soporta niveles elevados de dióxido de azufre (provocado por la actividad industrial) es de 5,1 millones de personas, un 11% según los valores recomendados por la OMS.

'Es evidente el efecto que esto provoca sobre la salud. La OMS ha clasificado la contaminación como uno de los agentes más propicios para el cáncer y cuanto más se investiga, más se sabe que se estaban subestimando los daños', ha señalado Juan Bárcena, coordinador del área de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción.

2013 es, precisamente, el año de la Calidad del Aire en la Unión Europea, donde está prevista una revisión de la Directiva 2008/50/CE, que establece límites a cumplir por los Estados miembro. Tanto la Agencia Europea de Medio Ambiente, como los grupos ecologistas y ciudadanos comunitarios han reclamado que Bruselas adapte sus límites a los de la Organización Mundial de la Salud, que en la mayoría de casos son más exigentes.

España enfrenta dos procesos de infracción por violar la Directiva

Por ejemplo, para los valores de dióxido de azufre, Europa establece un límite diario de 125 microgramos por metro cúbico, mientras que la OMS lo establece en 20. También para las partículas en suspensión PM2,5, las más dañinas, cuyo límite legal anual está situado en 25 microgramos por metro cúbico. La OMS lo considera insalubre a partir de los 10.

Actualmente, España enfrenta dos procedimientos de infracción por inclumplir la directiva, iniciados en 2005 y 2009. La primera está en situación de 'estancamiento', pero la segunda se encuentra a punto de llegar al Tribunal de Justicia Europeo y podría terminar en una sanción.

Medidas como los 130 km/h van en la dirección opuesta

'Los estudios de la Comisión Europea cifran en 19.940 los fallecimientos prematuros al año en España por la contaminación, 10 veces más que por accidentes de tráfico', ha dicho Mariano González, coordinador del informe.

Los ecologistas denuncian que, pese a ello, no hay 'voluntad política' para cambiarlo y los planes previstos 'carecen de efectividad'. 'Medidas como el proyectado incremento de la velocidad máxima en carretera a 130 km/h, van en la dirección opuesta a lo que se debe hacer para encarar el problema', señalan.