Publicado: 05.03.2014 08:16 |Actualizado: 05.03.2014 08:16

Un tercio de las mujeres europeas sufre violencia de género

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un 33% de las mujeres europeas han sufrido violencia física o sexual. Sólo una de cada tres víctimas denuncia las agresiones. Estas son algunas de las cifras del mapa de la violencia de género que dibuja un estudio de la Unión Europea, publicado este martes. Estos datos son la expresión estadística de un problema que el propio estudio denuncia como "un vasto abuso de los derechos humanos que la Unión Europea no puede permitirse ignorar".

Para sacar a la luz la gravedad de la situación, la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA) ha realizado una encuesta entre 42.000 mujeres de los 28 países de la Unión Europea (UE). Un tercio de las europeas entre 18 y 74 años (unas 62 millones) ha sufrido algún tipo de abuso físico, una de cada diez ha sido agredida sexualmente y una de cada 20 ha sido violada alguna vez en su vida.

Pese a lo terrible de estos porcentajes, la FRA señala que apenas el 14% de las víctimas de violencia de género denuncia a la Policía la agresión más grave sufrida. "Muchas mujeres no denuncian sus experiencias de abuso a las autoridades, así que la mayoría de la violencia contra las mujeres sigue oculta y, por tanto, los delincuentes no son confrontados", advierte el director de la FRA, Mortem Kjaerum, con sede en Viena.

El estudio de la FRA revela que en los 12 meses previos a la realización de la encuesta, entre abril y septiembre de 2012, 13 millones de mujeres de la UE de entre 18 y 74 años de edad fueron víctimas de violencia física, desde empujes o puñetazos a quemaduras y estrangulamientos. En un 67% de los casos en los que la agresión tuvo lugar fuera de la pareja, el atacante fue un varón, un porcentaje que se dispara al 97% cuando el abuso es sexual.

Aunque la violencia y los abusos, ya sean físicos o psicológicos, en pareja o en el trabajo, son un problema en toda la UE, el informe señala grandes diferencias entre unos países y otros. El porcentaje de mujeres que aseguran haber sido víctimas desde la edad de 15 años de violencia física o sexual por una pareja actual o pasada es del 52% en Dinamarca, del 47% en Finlandia y del 46% en Suecia. Holanda (45%), Francia (44%) y Reino Unido (44%) son otros de los países donde más mujeres reconocieron haber sido víctima de violencia. Polonia (19%), Austria (20%), Croacia (21%), Chipre (22%) y España (22%) son, por contra, los socios UE con menor incidencia.

Con todo, la FRA recuerda que esas diferencias puede deberse a factores como el tabú que para muchas mujeres supone admitir que han sido agredidas o la consideración de que la violencia de género es un asunto familiar que no debe airearse.

La FRA no sólo pone el foco en la violencia en el ámbito familiar, sino que insiste en que el fenómeno se da "todos los días en todas partes". Así, un 45% de las europeas afirma haber sido objeto de las formas más duras de acoso sexual, como abrazos y toqueteos, bromas ofensivas o recepción de material pornográfico. Más de un tercio de las víctimas aseguraron haber sufrido esas agresiones en el ambiente laboral, bien por parte de jefes, compañeros o clientes. Cuanto mayor es la responsabilidad profesional y el grado de formación académica, mayor es también el riesgo de ser objeto de ese tipo de ofensas sexuales, asegura la FRA.

En este panorama de violencia, nadie queda a salvo, ni siquiera las embarazadas. Un 42% de mujeres agredidas por una pareja anterior siguieron siendo maltratadas durante el período que esperaba un bebé.

El informe analiza también el impacto que este escenario de violencia tiene en las vidas de las mujeres, no sólo por las agresiones, sino por el miedo a sufrirlas, lo que lleva a muchas europeas a evitar determinadas situaciones o lugares. De hecho, la FRA señala que un marcado temor a ser asaltada es una señal de alarma al que deben estar atentos los profesionales de la salud como forma de identificar a una posible víctima.

La percepción de que la violencia de género es un problema muy o bastante extendido es compartida por el 78% de las europeas. El problema radica en que una de cada cinco mujeres no sabe ni siquiera a dónde podría dirigirse en busca de ayuda en caso de que fuera víctima de maltrato. En relación a la necesidad de que se conozca la realidad y la gravedad de la violencia contra las mujeres, hasta un 87% de las encuestadas se declara a favor de que los médicos pregunten a una paciente con un determinado tipo de heridas si ha sido víctima de agresión.

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica. 

La generalizada violencia contra las mujeres en la Unión Europea comienza en la infancia, con un 27% de europeas que asegura haber sufrido castigos físicos y un 12% haber ido víctimas de violencia sexual antes de los 15 años, según un informe sobre violencia de género presentado este miércoles. La agresión más generalizada es que un adulto les mostrara los genitales o bien haber sido manoseadas por uno.

Episodios más graves, niñas siendo obligadas a mantener relaciones sexuales con un adulto, fueron reconocidas por un 1% de las encuestadas, lo que trasladado a la población general supone 1,8 millones de víctimas de violaciones infantiles.

Agresiones como bofetadas, empujones, puñetazos o cortes fueron reconocidas por casi un tercio de las mujeres, mientras que la violencia psicológica afecta a una de cada diez niñas. En los casos de asalto sexual, el 97% de los agresores son hombres, mientras que en otras formas de maltrato físico los autores se reparten casi al 50% entre hombres y mujeres.

El informe señala que una de cada tres mujeres que son víctimas de violencia sexual por parte de sus parejas, sufrieron ese maltrato también de niñas. La violencia contra las niñas se ejerce también a través de la agresión a sus madres, advierte la FRA. Así, un 73% de las madres víctimas de abuso dicen que sus hijas son conscientes de esa situación. Por eso, el estudio pide crear programas de atención específicos para "niños y familias en riesgo de violencia para detener el ciclo del abuso".

Respecto al abuso psicológico, con amenazas de palizas, abandonos o comentarios como "no te quiero" o "deseo que no hubieras nacido", un 10% de las europeas dice haber sufrido ese tipo de maltrato por parte de un adulto de la familia