Público
Público

Dos tercios de los pollos para asar de EEUU están contaminados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos tercios de los 382 pollos frescos para asar comprados a tiendas de EEUU por un grupo de defensa de los consumidores estaban contaminadas por una o las dos bacterias responsables de la mayoría de las enfermedades causadas por los alimentos, anunció el grupo el lunes.

La Unión de Consumidores indicó que la cifra es una mejora respecto al 80 por ciento de las pruebas realizadas en 2007, pero "aún es de lejos demasiado alta". El grupo, que hace pruebas sobre las bacterias halladas en el pollo comprado en tiendas desde 1998, instó al Gobierno a introducir normas más estrictas de seguridad alimentaria.

Así, se encontró salmonella, la causa más común de enfermedades provocadas por la comida, en el 14 por ciento de los pollos y la campylobacteria, segunda causa más común, en el 62 por ciento. El nueve por ciento de los pollos contenía ambas bacterias. La Unión de Consumidores compró los pollos la primavera pasada, en 100 tiendas de 22 estados.

El Departamento de Agricultura (USDA, en sus siglas en inglés), que está a cargo de la seguridad de la carne, registró un aumento del 5 por ciento en la presencia de salmonella en las muestras que tomó en las plantas de envasado entre el 1 de abril y el 30 de junio. Sus expertos señalaron que los lavados en agua fría y otros antimicrobiales pueden reducir la presencia de la campylobacteria al 11 por ciento.

Un portavoz del USDA señaló que los niveles de salmonella se han reducido mucho desde el 16 por ciento de 2005, debido a los programas de seguridad alimentaria y que "pronto se lanzará" un programa similar de reducción de patógenos para la campylobacteria.

Por su parte, la Unión de Consumidores señaló que hizo su prueba en una fase más tardía de la cadena de producción que el USDA, y señaló que otros estudios han encontrado niveles altos de campylobacteria en las plantas de procesado. El Departamento, afirmó el grupo, debe fijar límites máximos para la contaminación de esta bacteria.

"Los consumidores aún tienen que ser muy cuidadosos al manejar pollo, que está contaminado de forma rutinaria con bacterias causantes de enfermedades", indicó el doctor Urvashi Rangan, director de Política Técnica en la Unión de Consumidores.

"El pollo es seguro. Como todos los alimentos frescos, el pollo crudo puede tener algunos microorganismos presentes, pero estos se destruyen por el calor de la cocina normal", indicó a su vez el Consejo Nacional del Pollo, un grupo comercial del sector.

El Consejo, al igual que el grupo de defensa de los consumidores, instó a los cocineros domésticos a poner la carne cruda en la nevera o el congelador, cocinarla al menos a 74 grados centígrados y a guardar pronto las sobras.