Público
Público

Terrassa, Manlleu y Sabadell presentan el plan de prejubilaciones esta semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El próximo día 12 de agosto se celebrará la primera reunión de la mesa de recursos humanos para tratar el impacto de la fusión de la cajas de Sabadell, Terrassa y Manresa en la que se espera que las tres entidades presente a los representantes de los trabajadores un plan de prejubilaciones.

Fuentes sindicales consultadas por Efe han explicado que se prevé un plan de prejubilaciones que afecte a alrededor del 10% de la plantilla de las tres entidades de ahorro, lo que supondrá un impacto de más de 300 personas.

Se prevé que la propuesta de las tres cajas sea modular el impacto de este plan de prejubilaciones de manera que pueda prolongarse en un período largo de tiempo, que podría oscilar entre los 2 y 4 años.

De esta manera se pretenden dos cosas: evitar que el excedente personal fruto de la fusión se reduzca de manera traumática y no prejubilar a personal de menos de 55 años.

Asimismo, que la mesa de recursos humanos de la fusión se reúna este mes de agosto -en el que tiene previstas dos sesiones de trabajo- muestra además la velocidad con la que se quiere implementar la fusión de las tres cajas catalanas.

La velocidad con la que se está implementando la fusión dificultará que otra entidad pueda sumarse al proceso a menos que asuma las condiciones que están negociando las tres cajas y que ya presentaron su proyecto al Banco de España, el cual ha dado su visto bueno.

El director general de Caixa Sabadell, Jordi Mestre, ya anunció el pasado mes de julio que la integración de las tres cajas conllevará el cierre de unas 150 oficinas, lo que supone cerca de un 20% de las más de 762 sucursales que tienen actualmente las tres entidades.

Pese a las repercusiones que tendrá la fusión, los directivos de las cajas de ahorro han querido transmitir un mensaje de tranquilidad a sus clientes, ya que este proceso dará lugar a una entidad "más dimensionada, eficiente y con mejor capacidad para competir en los nuevos mercados financieros".

La entidad resultante, que podría denominarse Unió de Caixes Catalanes, se convertirá en la novena caja española por depósitos administrados, con 25.500 millones de euros.

Las tres cajas están buscando un ciudad catalana por determinar, que no sea Barcelona, en la que puedan tener su sede jurídica, mientras que pretender mantener repartidos sus servicios centrales y continuar con tres obras sociales independientes, cada una volcada en su territorio.

Además de la mesa de recursos humanos, también se están reuniendo las de banca-seguros, y la de comercial, que ha de concretar el excedente de oficinas.

Está previsto que todas ellas comuniquen a los representantes de la dirección general las conclusiones de sus trabajos y que en octubre se puedan implementar de manera operativa.

La intención de las tres direcciones generales es que la nueva caja, que por volumen de activos superará ligeramente a Caixa Penedès y será por tanto la tercera caja de Cataluña, pueda funcionar como una sola entidad de manera efectiva a partir del 1 de enero del 2010.

Esta fusión se enmarca en los planes de Banco de España y también de la Generalitat de potenciar las fusiones de cajas en el nuevo entorno financiero.