Público
Público

Un terremoto de 6,1 grados en Sichuan provoca tres muertos y 29 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres personas murieron y otras 29 resultaron heridas en el terremoto registrado ayer en la provincia suroccidental de Sichuan, de 6,1 grados en la escala de Richter, según la agencia oficial Xinhua.

Las autoridades provinciales informaron que dos de los tres fallecimientos se produjeron en la municipalidad de Yaodu, una zona que también se vio severamente afectada por el gran seísmo del pasado 12 de mayo, en el que hubo más de 87.000 muertos y desaparecidos.

Ma Jian, jefe del departamento de Propaganda del Partido Comunista de China (PCCh) en el distrito de Qingchuan, señaló que el temblor tuvo lugar a las 17.49 hora local (09.49 horas GMT) y afectó las infraestructuras y comunicaciones de la zona, como la autopista nacional 212, que tuvo que ser cortada por el hundimiento de un puente.

Asimismo, el temblor provocó el hundimiento de 2.700 viviendas en en Qingchuan.

El distrito de Qingchuan, epicentro del seísmo de ayer, es fronterizo con las provincias vecinas de Gansu y Shaanxi, desde las cuales se están acercando los servicios de emergencia para reparar los desperfectos causados por el nuevo terremoto.

Precisamente en Gansu, en la ciudad de Longnan se registró el tercer fallecido, informó un portavoz del departamento provincial de Asuntos Civiles.

El temblor se dejó sentir en ciudades cercanas como Xi'an y Chonqing, dónde los ciudadanos evacuaron los edificios al percibir el movimiento sísmico.

En las últimas 96 horas, se registraron además tres seísmos de entre 4,0 y 4,9 grados de magnitud y otros 770 réplicas por debajo de 3,9 grados, según la Administración Sismológica de China.

La zona de Sichuan tiene una fuerte actividad sísmica y los expertos ya predijeron que después del temblor principal las réplicas se sucederían durante al menos un año.

Los sismólogos chinos han registrado más de 22.000 réplicas desde que el 12 de mayo tuvo lugar el terremoto principal, de 8.0 grados en la escala de Richter, el más dañino en China en las últimas tres décadas.