Público
Público

El terrorista libio excarcelado por Escocia insiste en su total inocencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El terrorista libio excarcelado el jueves por Escocia por motivos humanitarios insistió en su total inocencia en una entrevista que publica hoy el diario británico "The Times" en su domicilio familiar de Trípoli.

Rodeado de sus cinco hijos, cuatro de ellos varones, y de su esposa, Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi, que, según los médicos sufre de cáncer de próstata en fase terminal, calificó su condena a cadena perpetua de equivocación de la justicia.

"Si existe la justicia en el Reino Unido, sería absuelto o se revocaría el veredicto (...) Fue un error judicial", dice Al Megrahi, quien prometió que, antes de morir, presentará a través de sus abogados escoceses pruebas que demostrarán su inocencia aunque se niega a dar más explicaciones.

Cuando el periodista le preguntó quién fue entonces responsable de la muerte de 270 personas en el atentado terrorista de 1988 contra un avión de Pan Am, por el que fue condenado hace ocho años, Al Megrahi contestó con una sonrisa: "Es una buena pregunta, pero no soy a quien hay que dirigirla".

Al Megrahi negó que Libia estuviese detrás de aquel atentado, el peor en toda la historia del Reino Unido por el número de víctimas, dos tercios de ellas estadounidenses.

El libio dijo que comprendía por qué las familias de las víctimas estaban furiosas por su excarcelación tras cumplir sólo ocho años de cárcel del mínimo de 27 que implicaba su cadena perpetua.

"Sienten odio hacia mí. Es natural que se comporten así", reconoció Al Megrahi, quien explicó, sin embargo, que otras personas le escribieron a la cárcel para decirle que le perdonaban con independencia de que fuese culpable o inocente.

"Creen que soy culpable aunque en verdad no lo soy. Un día la verdad no seguirá tan oculta como está ahora. Tenemos un proverbio árabe que dice que la verdad nunca muere".

La familia de Al Megrahi expresó a "The Times" su satisfacción por el hecho de que ése esté finalmente entre ellos y que su vuelta a Libia haya coincidido además con el comienzo del Ramadán, el mes más santo para los musulmanes.

"Muchos de nuestros parientes han venido a felicitarle por el regreso. Todos han querido celebrar con él el comienzo del Ramadán", explicó su hijo mayor, Jalid, que le acompañó en su viaje de regreso desde Glasgow en un avión puesto a su disposición por el jefe del Estado libio, el coronel Gadafi.

Las imágenes del recibimiento de Al Megrahi en olor de multitud a su regreso al país causaron indignación tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña.