Público
Público

Los terroristas desafían al Estado en Baleares

Estallan tres artefactos en diferentes puntos de Palma de Mallorca tras avisar ETA de su colocación. No se registraron heridos. Es la segunda vez que la banda actúa en la isla este verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver Bombas de ETA en Palma de Mallorca en un mapa más grande

ETA cuenta con aparato logístico en Mallorca, aunque se descarta un 'comando Baleares', según el delegado del Gobierno en las islas, Ramón Socias. La banda terrorista lo volvió a demostrar ayer, sólo 9 días después del atentado que acabó con la vida de dos guardias civiles, el 30 de julio, en Palmanova (Calvià).

El domingo amanecía en Palma, la capital balear, con tres llamadas de amenaza de bomba en nombre de la banda terrorista. La primera la recibió el parque de bomberos de Santa Ponça, en Calvià, la segunda Radio Taxi de Donosti y la tercera un alto cargo de la Junta de Andalucía: tres artefactos explosivos iban a estallar en Palma entre las 12 del mediodía y las seis de la tarde. Los terroristas cumplieron su amenaza en esta zona turística y en la misma isla en la que la familia real pasa sus vacaciones.

La primera bomba en explotar se encontraba en una de las zonas más turísticas de la ciudad, cerca del mar y con terraza. El baño del restaurante La Rigoletta, en El Molinar, estallaba en lo que los clientes y trabajadores pensaron que era una fuga de gas, tras la cual salieron por su propio pie del local.

El segundo artefacto se pudo localizar a tiempo, muy cerca de la primera explosión, en el bar Enzo del Portitxol. Aun así, los Tedax no pudieron desactivar la bomba porque estaba en un lugar de difícil acceso: el techo falso de uno de los baños. La tercera bomba también estalló por sí misma a escasos 50 metros de la sede del PSOE en Balears, en la Plaza Mayor de la ciudad. El artefacto, de nuevo, se encontraba escondido en unos baños públicos de unas galerías subterráneas, cerradas, ayer domingo, al público.

Una cuarta bomba estallaba por la mañana, en el restaurante Nica cerca de la Plaza España de Palma, otro de los puntos neurálgicos de la ciudad.

Todo apunta a que se trata de una explosión de gas acumulado del aire acondicionado, aunque después de los otros atentados, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado no descartan que sea obra de ETA. Una hipótesis que deberá comprobarse hoy, cuando los agentes del Tedax puedan acceder al sótano del local, donde se produjo la explosión, y donde, de nuevo, se encuentran los baños.

Mientras, continúa operativa la operación Jaula, por la que nadie puede salir de la isla por vía aérea o marítima sin ser identificado. Aunque no hubo daños personales, los materiales son cuantiosos. Mientras la policía volvía a inspeccionar vehículos uno por uno y cerraba distintos puntos de la ciudad, los turistas seguían en la playa.

Las reacciones políticas de repulsa a estas explosiones llegaron en cadena. A través de un comunicado, el partido socialista transmitió su 'más absoluta condena' y su 'infinita repulsa' a las acciones terroristas de la tarde de ayer en Mallorca. Tras advertir a los terroristas que los demócratas no se rinden, les recordó cuál va a ser su destino: serán 'detenidos, juzgados y condenados a pasar muchos años en prisión'.

Por su parte, el PP consideró, que los atentados 'ponen de manifiesto la voluntad de ETA de seguir adelante con su carrera criminal' y reafirman la voluntad de todos los demócratas de 'lograr la derrota definitiva de la banda asesina utilizando todos los instrumentos del Estado de Derecho'. Además, el partido liderado por Mariano Rajoy se mostró convencido de que 'el intento de ETA de hacer daño al sector turístico español quedará frustrado'.

Josu Erkoreka, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, exigió a la banda que desaparezca 'de una vez por todas' y que 'deje de avergonzar a los vascos con su tenebrosa estela de muerte y destrucción'. Desde el Gobierno vasco, su consejero de Interior, Rodolfo Ares, advirtió a la banda terrorista de que 'no conseguirá ninguno de sus fines'.