Publicado: 19.12.2013 10:53 |Actualizado: 19.12.2013 10:53

El Tesoro cierra 2013 habiendo colocado un total de 235.000 millones en deuda

Los inversores extranjeros  sustituyen a la banca española como principales compradores de deuda soberana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tesoro español ha aprovechado la última subasta de deuda a medio y largo plazo para colocar bonos y obligaciones a rendimientos ligeramente más bajos desde la emisión anterior aligerando una vez más su carga financiera. Ha recibido ofertas por cerca de 7.850 millones, y ha adjudicado 2.542 millones. Con ello, el Tesoro cierra el año colocando un total de 127.300 millones de euros en bonos y obligaciones, unos 6.000 millones de euros por encima de su objetivo para este año. Las emisiones brutas de Tesoro, que incluyen las letras, en 2013 han sumado 235.000 millones de euros, situándose por debajo de unas necesidades de financiación que sumarán 244.000 millones de euros en 2014, de acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado para el próximos año.

Este jueves, ha adjudicado bonos a 5 años  por un importe de 1.486 millones, con un tipo marginal del 2.722% (desde el 2,740% fijado en la anterior emisión de hace dos semanas), y ha colocado obligaciones a 10 años por 1.056 millones, con un rendimiento marginal del 4,121% (desde el 4,176% fijado en la anterior emisión de principios de noviembre).

Tras el susto vivido en 2012, con la deuda española al borde de un rescate, el año actual ha sido positivo para el Tesoro, en opinión de analistas e inversores. "Ha sido un ejercicio muy favorable para el Tesoro, que ha logrado bajar el coste de financiación hacia niveles del 4%, la mitad de lo que tenía que pagar en el momento más álgido de la crisis en verano de 2008", dijo Daniel Pingarrón, analista e IG en Madrid.

Este rebaja de las rentabilidades ha reducido el coste de la deuda este año en unos 5.000 millones de euros frente a lo presupuestado inicialmente y no ha impedido que los inversores extranjeros, muy reticentes ante la deuda periférica en 2012, hayan vuelto a España este año. "La deuda española ha vuelto a ser atractiva para los extranjeros que, de hecho, han sustituido a la banca española como principales compradores de deuda española", destacó Pingarrón.

No obstante, pese a la evolución favorable de la deuda española en los últimos meses, con el tipo de interés del bono a 10 años desde octubre cerca de 4%, quedan retos para 2014. El principal escollo es el elevado nivel de deuda en circulación: España es el país con el mayor incremento de su deuda pública durante la crisis, desde el 40% del PIB en 2008 casi al 100% en 2014. Con casi un billón de euros en deuda en circulación, va a ser muy difícil situar la rentabilidad del bono a 10 años por debajo del 4%" dijo el analista de IG.