Público
Público

El Tesoro coloca la deuda más cara de la etapa del euro

El interés fijado para las obligaciones a 15 años roza el 6%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La estrategia del Tesoro de reducir la cuantía de los títulos que subasta para esquivar la presión del mercado tuvo un éxito relativo. Consiguió colocar 2.401 millones en obligaciones a 10 y a 15 años, una cantidad que está dentro del rango más bajo de los 2.000 y 3.000 millones se había fijado como objetivo. Eso sí, para conseguirlo tuvo que subir la rentabilidad a los niveles más altos de la historia del euro.

El tipo de interés de los 1.782 millones de euros adjudicados en bonos a 10 años subió hasta el 5,485% (frente al 4,632% que se había pagado en la anterior subasta de similares características). Es el interés más alto desde 1997. Lo mismo ocurrió con las obligaciones a 15 años: se adjudicaron 618 millones de euros a un 5,96% (frente al 4,552% de la subasta anterior, celebrada el 21 de octubre.)

Esa subida de tipos no ha sorprendido a nadie. Casi estaba anunciada a gritos tras las dudas de los últimos días en torno a los países de la periferia de la zona del euro y el jarro de agua fría contra la confianza española que lanzó el miércoles la agencia de calificación de riesgo Moody's al amenazar con otra rebaja de la nota de su deuda. Pero la peor noticia ha llegado del lado de la demanda. 'Los inversores internacionales han perdido el apetito por la deuda española y eso a pesar de lo atractivo de los tipos de interés', explica David Cano, director de Analistas Financieros Internacionales. (AFI)

Algo más optimista fue el análisis de José Luis Martínez, estrega de Citigroup. 'La extremada volatilidad que hay en el mercado desincentiva a tomar riesgos a largo plazo', asegura.

El impacto de la subasta llevó el tipo de interés del bono a 10 años en el mercado secundario hasta el 5,519%, el más alto de la era euro y también el diferencial frente a Alemania ganó cuatro puntos frente al cierre de miércoles, al subir hasta 245 puntos básicos.

En el resto de mercados, la subasta pasó sin pena ni gloria. Los principales índices bursátiles europeos cerraron con un ligero tono positivo. El Ibex 35 español se mantuvo exactamente en el mismo nivel que el día anterior, y volvió a cerrar en 10.010 puntos. 'No hubo mucho movimiento, porque toda la atención estuvo concentrada en que el Consejo Europeo apruebe alguna medida en favor a España ', advierte el estratega de Citigroup.

El euro también se contagió de ese impasse de espera, y su evolución fue plana: subió un ligero 0,08%, hasta los 1,322 dólares.