Público
Público

El Tesoro salva las tensiones por la crisis chipriota y coloca deuda a corto plazo más barata

Coloca 4.000 millones, el objetivo máximo previsto, en letras a 3 y 6 meses, a un menor coste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tesoro español ha salvado sin aparentes dificultades las tensiones provocadas en la Eurozona por el rescate a Chipre y el corralito bancario en la subasta de letras de este martes. La agencia española de la deuda  ha colocado 4.002 millones de euros (el objetivo máximo previsto) a un menor coste.

El Tesoro ha adjudicado en letras a tres meses 1.740 millones de euros (desde los 5.737 millones solicitados), con un tipo marginal del 0,340%, frente al 0,445% de la anterior emisión del pasado 19 de febrero. En letras a seis meses se han colocado 2.263 millones de euros (desde los 5.538 millones solicitados), con un tipo marginal del 1,060%, frente al 1,165% de la anterior emisión, también del pasado 19 de febrero.

Esta misma semana el Tesoro volverá a los mercados para vender bonos y obligaciones y la subasta se convertirá en una nueva prueba para demostrar si la crisis chipiota acaba contagiando a España. En concreto, el organismo subastará papel a más largo plazo, puesto que sacará al mercado bonos con cupón del 2,75% y vencimiento a 31 de marzo de 2015, bonos con cupón 4,50% y vida a 31 de enero de 2018 y obligaciones con cupón del 5,40% y vencimiento a 31 de enero de 2023.

Tras un fin de semana intenso en que la unión europea fijo las contrapartidas a Chipre para salvarlo de la bancarrota, su Parlamento rechazará probablemente el martes un polémico impuesto a los depósitos bancarios, acercando a la isla a una suspensión de pagos y un colapso bancario. 'La subasta ha estado en línea con lo que acostumbra el Tesoro, es decir, colocando fácilmente, sobre todo a estos plazos cortos, y a tipos del mercado secundario, dijo Estefanía Ponte, directora de estrategia y economía de Cortal Consors.

Pese a los altibajos a los que acostumbra el humor de los mercados europeos de bonos, en particular de sus bonos periféricos, el Tesoro español no ha tenido mayores problemas para colocar a todos los plazos de su deuda en un año especialmente complicado para su financiación en el que debe emitir 121.000 millones de euros en deuda a medio y largo plazo, de los que ya ha captado el 30,6%. La prima de riesgo española se ha movido durante la jornada  torno al los 360 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a diez años alrededor de la cota del 5%.

Pero en el tramo final de la sesión, una vez que se veía más claro el rechazo del Parlamento de Nicosia al impuesto sobre los depósitos bancarios, las tensiones han vuelto a los mercados. Así, el diferencial con la deuda alemana se ha ensanchado hasta los 369 puntos, con el interés en el 5,04%.

En Bolsa, la incertidumbre por la crisis chipriota ha llevado al Ibex 35 a desplomarse un 2,2%, por debajo de la cota psicológica de los 8.400 enteros, en la cuarta mayor caída del año. El índice de la bolsa española ha sido el que más ha acusado el golpe. Así, París se ha dejado un 1,37%, Francfort un 0,88% y Londres un 0,43%, mitigando un poco el golpe.