Publicado: 22.08.2014 11:00 |Actualizado: 22.08.2014 11:00

El Tesoro toma medidas para evitar intereses negativos en la deuda a corto plazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, ha dictado una resolución en la que revisa el procedimiento de adjudicación de las letras para proteger al pequeño inversor ante la posibilidad de que la subasta de este papel, especialmente si es en plazos cortos, obtenga rentabilidades negativas.

Este jueves, en el mercado secundario, el interés de las letras a tres meses llegó a situarse en negativo, al intercambiarse a una cifra del entorno del -0,020%. Este tipo de papel lleva varios meses vendiéndose en las subastas a tipos próximos a cero y no supera el 1% desde el año 2012. Sin embargo, es la primera vez en la historia que se anota tasas negativas. La última vez que estos títulos se sacaron a subasta, el pasado 22 de julio, se vendieron 640 millones con una rentabilidad media del 0,127% y una marginal del 0,138%. La semana que viene el Gobierno celebrará otra emisión de letras a 3 y 9 meses y espera que las cifras sigan a la baja, por lo que el interés podría situarse también en cifras negativas en el mercado primario.

La tesorería estatal, que el miércoles colocó casi mil millones de euros en letras a seis meses con un interés casi nulo, inferior al 0,1%, justificó el cambio ante "la posibilidad de que los valores a más corto plazo lleguen a tipos de interés por debajo de cero en subastas".

El cambio implicará que las peticiones de particulares, realizadas bajo la modalidad de suscripción no competitiva, serán declaradas como no presentadas ante la eventualidad de que se aplique una rentabilidad negativa. Los particulares y algunos inversores institucionales realizan peticiones no competitivas, en las que simplemente indican el importe a suscribir independientemente del tipo de interés que se aplique.

El Ministerio de Economía ha recordado en una nota que las peticiones no competitivas son aquellas en las que el comprador declara la cantidad que quiere adquirir, pero no la rentabilidad mínima que espera. Estas adquisiciones se adjudican al tipo medio ponderado. De no haberse cambiado la normativa, el sistema habría llevado a que los pequeños inversores perdieran dinero si la rentabilidad cayera por debajo de cero. La disposición, publicada este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se aplicará a todas las subastas de letras que se celebren en lo que queda de 2014 y enero de 2015.