Público
Público

Test de anticuerpos aumenta diagnóstico de enfermedad celíaca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

El uso de pruebas deanticuerpos para diagnosticar la enfermedad celíaca condujo aun aumento sustancial en la cantidad de casos detectados entrelos niños, señaló un nuevo estudio.

La enfermedad celíaca es un trastorno digestivo por unarespuesta inmune anormal al gluten, una proteína presente en eltrigo, la avena y el centeno, como así también en muchosproductos de uso cotidiano, como los medicamentos y lasvitaminas.

La enfermedad lesiona las vellosidades de las paredesinternas del intestino delgado, lo que altera la absorción delos nutrientes.

Antes, la enfermedad celíaca "clásica" se diagnosticabacuando los bebés y los niños tenían síntomas como diarreacrónica y pérdida de peso significativa.

Pero en los últimos años, los expertos hallaron que laenfermedad celíaca tiene una gran variedad de síntomas,incluido el dolor abdominal crónico, el reflujo ácido, losvómitos y la constipación, en especial en los niños másgrandes.

Esa mejor comprensión de los síntomas de la enfermedadcelíaca se debió en gran parte a los análisis de sangre quedetectan ciertos anticuerpos que produce el organismo de laspersonas con el trastorno.

Esos test permitieron derivar cada vez a más personas consíntomas "atípicos" a una biopsia intestinal definitiva, en laque se obtiene una muestra del intestino delgado paraidentificar lesiones.

Con el nuevo estudio, publicado en la revista Pediatrics,los autores observaron que la frecuencia de los diagnósticos setriplicó tras la aparición en 1997 de los test de anticuerpos.Y la mayoría de esos niños no tenían los síntomas clásicos dela enfermedad celíaca.

Aunque el estudio abarcó un sólo hospital, el aumento delos diagnósticos no es un caso aislado, aclaró el autorprincipal del estudio J. Decker Butzner, de la University ofCalgary y el Hospital de Niños de Alberta, en Canadá.

Otros estudios hallaron un incremento diagnóstico similartras la aparición de los test de anticuerpos.

Los nuevos resultados surgen de 266 niños que habían sidoderivados al Hospital de Niños de Alberta entre 1990 y el 2006para realizar una biopsia intestinal y diagnosticar laenfermedad celíaca.

Entre 1990 y 1996, antes de la aparición de los test deanticuerpos, se diagnosticó la condición a 36 niños dealrededor de 2 años; el 67 por ciento había sido derivado porsíntomas "clásicos".

En cambio, entre el 2000 y el 2006, se diagnosticaron 199niños con enfermedad celíaca a los 9 años. Apenas el 19 porciento de esos chicos tenía síntomas clásicos de laenfermedad.

El 38 por ciento presentaba síntomas digestivos atípicos,como dolor abdominal crónico, y un 15 por ciento tenía síntomasno digestivos, como deficiencia de hierro y del crecimiento.

El resto de los niños (el 28 por ciento) no tenía síntomasdefinidos, pero se los derivó para el examen porque teníanantecedentes familiares de enfermedad celíaca o habían tenidoproblemas asociados con un aumento del riesgo de desarrollarla,como la diabetes tipo 1 y el síndrome de Down.

Butzner dijo que el análisis de sangre para la enfermedadcelíaca se debe hacer cuando un niño tiene síntomasgastrointestinales crónicos que no desaparecen solos niresponden a un tratamiento.

También debe utilizarse en los niños con antecedentesfamiliares o enfermedades asociadas con la celiaquía, aunqueButzner aclaró que es discutible hacerlo cuando no haysíntomas.

El investigador enfatizó que los test de anticuerpos sonsólo un procedimiento de control y no un diagnósticodefinitivo. Ante un resultado positivo, dijo, la confirmaciónes con una biopsia intestinal.

Eso es importante porque, como explicó Butzner, eltratamiento de la enfermedad celíaca es una dieta sin gluten depor vida. Aunque es efectiva para aliviar los síntomas y curary prevenir el daño intestinal, la dieta es también muy costosay difícil de cumplir.

FUENTE: Pediatrics, diciembre del 2009