Público
Público

Test de proteínas eleva diagnósticos diabetes en algunas etnias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rachael Myers Lowe

Una comparación del test oralde tolerancia a la glucosa con el nuevo análisis de hemoglobinaA1c confirma las evidencias de la influencia de la etnia enambas pruebas para diagnosticar la diabetes.

"Su prevalencia difiere significativamente según el métododiagnóstico", escribieron los autores en Journal of ClinicalEndocrinology and Metabolism.

Los médicos siempre buscaron una herramienta diagnósticaque superara al test oral de tolerancia a la glucosa, que midela respuesta orgánica a una dosis alta de glucosa en ayunas. Sudebilidad es que hay que repetirlo en el tiempo para confirmarel diagnóstico.

El análisis de hemoglobina A1c mide la cantidad de glucosaque se une a las proteínas de la hemoglobina en los glóbulosrojos; revela los niveles de azúcar en sangre en los dos a tresmeses de vida de esas células sanguíneas.

El equipo de Marit Eika Jorgensen, del Centro de DiabetesSteno y del Instituto Nacional de Salud Pública de Copenhague,estudió si la etnia influía en los resultados de ambos test. Comparó los resultados en tres grupos: 1.173 inuits deGroenlandia, 256 inmigrantes inuit en Dinamarca y 6.784daneses.

Tras medirles los niveles de glucosa en ayunas, los autoreshallaron que "los inuits tenían niveles significativamente másaltos de HbA1c que el grupo de daneses", lo que generó másdiagnósticos de diabetes en la población inuit que en ladanesa.

En los inuits de Groenlandia, la prevalencia de diabetesfue tres veces más alta con la prueba de hemoglobina A1c (31,7por ciento) que con el test oral de tolerancia a la glucosa(11,2 por ciento).

La comparación de resultados demostró que se duplicaba laincidencia de diabetes en los inuits de Dinamarca: un 21,3 porciento con el test de A1c y un 9,8 por ciento con la prueba detolerancia a la glucosa.

En los dinamarqueses, esa diferencia fue del 6,7 y del 4,2por ciento, respectivamente.

Estudios previos sobre estadounidenses habían demostradolas mismas diferencias étnicas. Aun cuando los resultados deltest de tolerancia a la glucosa fueron similares, losafroamericanos, los hispanos y los asiáticos tenían niveles másaltos de hemoglobina A1c que los blancos.

El equipo de Jorgensen halló también que los participantesdiabéticos según el test de tolerancia a la glucosa tenían "unperfil de riesgo cardiovascular menos favorable" que losdiabéticos diagnosticados con el examen de hemoglobina A1c.

"La nueva definición de diabetes identifica a los pacientescon bajo riesgo cardiovascular", concluyó el equipo.

El nuevo test, según los autores, detecta más pacientes, enespecial en las minorías étnicas.

El doctor Anthony J. Bleyer, de la Wake Forest University,en Carolina del Norte, que no participó del estudio, dijo quelos médicos tienden a adoptar el test de hemoglobina A1c y que"sigue siendo un test excelente".

Para diagnosticar la diabetes, la Asociación Estadounidensede la Diabetes recomienda utilizar el test de hemoglobina A1c yotras herramientas diagnósticas, sin referirse a lasdiferencias étnicas.

Se está revisando la literatura que sugiere la existenciade diferencias en los niveles de hemoglobina A1c en distintosgrupos étnicos.

"Como ocurre con cualquier estudio nuevo, el Comité dePráctica Profesional lo considerará al revisar los Estándaresde Atención anuales", indicó la doctora Sue Kirkman, del áreade Asuntos Médicos e Información Comunitaria de la asociación."No existe una diferencia clínica significativa evidente",añadió.

El doctor Gojka Roglic, de la Organización Mundial de laSalud, en Suiza, dijo a Reuters Health que aún no existe unadecisión definitiva sobre el uso del test de hemoglobina A1c "ylo estamos revisando, pero no para reemplazar la medición de laglucosa, sino para conocer si se puede incluir como un testdiagnóstico adicional".

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism,online 25 de agosto del 2010