Público
Público

Texas intensifica las tareas de rescate por el paso de Ike

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los equipos de rescate intentaban avanzar el domingo entre escombros y callesinundadas en la costa de Texas, después de que Ike anegara cientos de miles de kilómetros de litoral, cortando elsuministro eléctrico y paralizando Houston, el centro petrolero de Estados Unidos.

Las autoridades en Houston, la cuarta ciudad más poblada del país, ordenaron extender por una semana un toquede queda nocturno debido a las inundaciones y el peligro que presentan las líneas eléctricas caídas, que hanprovocado fallos de suministro que según responsables podrían durar semanas.

Responsables locales dijeron que los equipos de rescate han localizado al menos tres cuerpos en Galveston, unaciudad isleña de 60.000 habitantes devastada por la tormenta.

En total, cerca de 2.000 personas han sido rescatadas desde áreas inundadas, dijeron responsables estatales.

"Es bastante obvio que la isla de Galveston sufrió un daño sustancial y a largo plazo", indicó el gobernador deTexas, Rick Perry después de volar sobre la histórica comunidad costera.

Perry también hizo un llamamiento al Gobierno federal para que acelere los esfuerzos para ayudar en larecuperación de la región, a la que calificó como vital para la economía estadounidense.

Los esfuerzos por evaluar el daño causado por Ike apenas han comenzado, pero las primeras estimacionessugieren que las pérdidas podrían ascender a 18.000 millones de dólares (12.400 millones de euros).

El presidente George W. Bush, que visitará la zona afectada y el estado del que es originario el martes, dijo queaún es prematuro determinar el daño a la infraestructura energética causado por el ciclón.

La poderosa tormenta detuvo la producción de crudo en el Golfo de México, que representa un cuarto de laproducción total del país.

El huracán inundó Galveston mientras tocaba tierra el sábado en Texas, afectando también a Houston, ciudadubicada a 50 millas (85 kilómetros) tierra adentro.

El paso de la tormenta destrozó las ventanas de los edificios de Houston, llenando las calles de vidrios,escombros y fragmentos de metal arrancados de las construcciones.

Aunque las primeras indicaciones señalan que el daño fue menor de lo que se temió inicialmente, la senadora deTexas, Kay Bailey Hutchison, dijo que puede pasar una semana antes de que las refinerías vuelvan a producir y dijoque los estadounidenses deben prepararse para una posible escasez de combustible.

Ike desencadenó la mayor interrupción a los suministro de energía estadounidenses en al menos tres años yaumentó aún más el precio de la gasolina.

Pero los futuros de crudo estadounidenses cayeron más de dos dólares, ubicándose bajo los 99,01 dólares porbarril, en una sesión especial electrónica realizada el domingo, mientras los operadores minimizaban lapreocupación respecto a una escasez de suministro.

/Por Anna Driver/.*.