Público
Público

Thabo Mbeki afirma que la estabilidad depende de erradicación de la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La estabilidad de los países se apoya en la erradicación de la pobreza, afirmó hoy el presidente de Sudáfrica y nuevo titular de la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), Thabo Mbeki, en el final de una Cumbre de la organización que estuvo dominada por la crisis en Zimbabue

"Ningún estado miembro de la SADC puede asegurar su estabilidad política y social si la región continúa sufriendo pobreza y subdesarrollo", dijo Mbeki en el acto de ratificación del Área de Libre Comercio (FTA) de la organización regional.

Mediante el lanzamiento del FTA, la SADC formalizó la eliminación de aranceles aduaneros entre sus estados miembros con vistas a aumentar la integración económica del área y crear mayores mercados regionales.

Mbeki dijo que aun cuando los esfuerzos de la región para facilitar el comercio interior han dado frutos, "estos logros no deben hacernos bajar la guardia".

"Necesitamos resucitar la visión, el compromiso, la unidad y la cohesión que han caracterizado a la SADC desde su creación, en momentos en que consideramos los próximos pasos para aumentar nuestros esfuerzos hacia la integración regional en África Meridional", afirmó el presidente sudafricano.

Si bien el 85 por ciento de todo el comercio entre los miembros de la SADC fue libre de impuestos durante 2008, "la tarea no está completa y el 15 por ciento restante necesita ser completamente liberado (de aranceles aduaneros) para el 2010", añadió Mbeki, que instó a sus colegas a esforzarse para lograr ese objetivo.

Pese a la importancia que el acuerdo de libre comercio reviste para los 14 países de la SADC, el mismo quedó ensombrecido por la crisis política zimbabuense.

En su discurso de cierre de la Cumbre, Mbeki se refirió nuevamente, tal como lo hizo en la apertura, a la discusiones entre el Gobierno y la oposición de Zimbabue, que no concluyeron en un acuerdo, como él confiaba.

La terna de países que constituyen el organismo de Seguridad y Defensa de la SADC (Angola, Tanzania y Suazilandia) continuará reuniéndose con los líderes de Zimbabue para encontrar "una rápida solución" a la crisis política en Zimbabue, aseguró Mbeki.

"La troika continuará ocupándose del tema y pese a que ha cerrado formalmente sus deliberaciones (en la Cumbre) se reunirá nuevamente, lo cual es indicativo de la seriedad con que la SADC enfoca esta cuestión", puntualizó el líder sudafricano.

"Se necesita arribar a una rápida conclusión (de las negociaciones políticas) a fin de que puedan encararse los enormes desafíos (económicos) que afronta el pueblo zimbabuense", añadió.

La gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), del presidente zimbabuense, Robert Mugabe, y el opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), que encabeza Morgan Tsvangirai, reanudaron este viernes -al margen de la Cumbre de la SADC- sus negociaciones para tratar de formar un gobierno de unidad.

Portavoces del MDC confirmaron hoy que las partes aun no han logrado consenso, aunque Tsvangirai dijo que las conversaciones van "muy bien".

Tsvangirai reiteró ayer, sábado, que está dispuesto a ser Primer Ministro con poderes ejecutivos en un gobierno en el que Mugabe conserve la Presidencia y el control de las Fuerzas Armadas, pero que no entrará en ningún acuerdo que no le otorgue el poder necesario para gobernar a Zimbabue de manera eficaz.

"Es mejor no tener ningún acuerdo que tener un acuerdo malo", dijo Tsvangirai en una entrevista otorgada al periódico estadounidense "The New York Times".

Las conversaciones entre la ZANU-PF y el MDC comenzaron el 21 de julio pasado, cuando las partes firmaron un Memorándum de Entendimiento para negociar la formación de un eventual gobierno de unidad después de que la oposición y la comunidad internacional rechazaran la reciente elección de Mugabe como presidente de Zimbabue.

Tsvangirai derrotó a Mugabe en las elecciones presidenciales celebradas el 29 de marzo pasado, pero al no obtener una mayoría directa, de más del 50 por ciento de los votos, tuvo que aceptar una segunda vuelta.