Público
Público

The Killers, llamando a la puerta de U2

Los norteamericanos presentaron su candidatura para ser el próximo tótem del rock

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los norteamericanos presentaron su candidatura para ser el próximo tótem del rock de estadio en un concierto en el Palacio de los Deportes con todo agotado.

Los de Brandon Flowers ya han alcanzado lo que ansiaban cuando trabajaban con los productores de Depeche Mode y U2. Son los principales revitalizadores del pop-rock de estadio, que desde los ochenta no tenía a un grupo que encajase también en su definición; sonido épico y canciones que estallan en estribillos que hacen que el público se agite como poseído. Mientras compañeros de generación como Arcade Fire o Franz Ferdinand han descubierto esas armas por accidente, ellos las manejan de forma deliberada desde su primer disco, Hot Fuss (2004). Tras su visita a la Plaza de Toros de Las Ventas en 2007, en la que cubrieron las espaldas a unos Smashing Pumpkins cuya capacidad de convocatoria era una incógnita, esta vez fueron protagonistas únicos.

En un recinto cerrado, con las entradas agotadas desde hace meses, repitieron trucos, como el arranque fulgurante con uno de sus singles recientes, Human. Primer momento de catarsis de un recital que podría servir para resumir los últimos años de pop en la radiofórmula española: Somebody Told Me, For Reasons Unknown, Read My Mind, Mr. Brightside. El ambiente eufórico entre el público sólo decayó con su habitual adaptación del Shadowplay de Joy Division. Un guiño en busca de credibilidad para el público más docto, sin el músculo melódico que suele lucir en las canciones del grupo de Las Vegas. El final, un festín de trucos de pirotecnia a la altura de una banda que llama a la puerta de U2 para ser sus herederos, mientras interpretaban When You Were Young.