Público
Público

The Killers hacen tocar techo al FIB

La última jornada del Festival de Benicàssim termina con un lleno absoluto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La gran fiesta de disfraces en que los 'fibers' han convertido el Festival Internacional de Benicàssim ha aupado esta noche a The Killers como gran banda del rock de estadios y ha visto cómo Los Planetas, con patriotismo espacial, han reivindicado su lugar en la evolución de la historia del FIB.

La última jornada de conciertos del decimoquinto FIB Heineken, que según los cálculos de la organización ha sido presenciado desde el jueves por 200.000 personas en total, será recordada por el lleno absoluto logrado en el Escenario Verde por la banda de Las Vegas que lidera Brandon Flowers como vocalista y hombre-espectáculo, o como el 'Spaceman' de uno de sus temas más coreados hoy.

Sin embargo, el inicio del concierto, con 'Human' -su canción más emblemática y descargada-, ha reflejado la constante de esta noche: carreras por todo el recinto de conciertos para llegar a tiempo al recital deseado.

La razón estaba en el caos generado por el adelanto generalizado de prácticamente todos los conciertos de los cuatro escenarios, motivado según la organización por 'necesidades' de The Killers y la reubicación en el FiberFIB de Los Planetas, cuyo concierto fue suspendido el pasado viernes por las fuertes rachas de viento que obligaron a cancelar prácticamente toda la actividad musical.

La modificación de los horarios, que en el caso de The Killers llegó a los tres cuartos de hora y en general ha variado entre los quince y los treinta minutos, no ha sido anunciada por ningún medio a los miles de 'fibers', muchos de los cuales habían pagado siete euros por el programa de mano que incluía el horario completo del festival -tradicionalmente gratuito- y que en esta edición no ha sido facilitado ni a los medios de comunicación.

En lo musical, la banda de Las Vegas, que con su tercer disco, 'Day&age', han logrado el reconocimiento comercial mundial, han deleitado al público con hora y media de espectáculo y diecisiete temas, entre ellos sus mayores éxitos, como 'Spaceman', 'Somebody told me', 'World we live in', 'Bling' o 'All these things', dejando para los bises 'Bones' y 'Jenny'.

'Hola, Benicàssim, somos The Killers y esta noche somos vuestros'. Así ha saludado al respetable Brandon Flowers, que con su peculiar maquillaje ocular y sus penachos en las hombreras de su chaqueta negra ha estado muy comunicativo y activo con los miles de 'fibers' que no paraban de corear sus canciones y de bailar con su pop-rock efectista para las masas, ésas que ya llenan un festival que en sus inicios iba destinado a grupos 'indies' y alternativos.

Como Los Planetas. El grupo granadino actuó en el primer FIB para presentar su primer disco, 'Súper 8', siendo entonces unas jóvenes promesas del rock post-adolescente independiente; ocho actuaciones en quince ediciones han servido a la banda liderada por J para convertirse en el grupo fetiche del FIB, y hoy lo han reivindicado.

Han querido hacer un buen concierto español en medio de tanta música anglosajona y, así, han echando mano de algunos de sus temas más queridos por el 'fiber' nacional, desde 'Un buen día' hasta 'Pesadilla en el parque de atracciones', 'Santos que yo te pinté', 'Segundo premio', 'Corrientes circulares en el tiempo' o 'Alegrías de un incendio'.

Además J, con su peculiar forma de hablar -ininteligible salvo para quien lo conozca bien-, ha recomendado a los escasos 'guiris' que se habían quedado en este concierto, posiblemente el más concurrido de todos los grupos y artistas nacionales que han tocado este año, que aprendan lo que es un fandango o una malagueña. La reconquista musical del FIB según el Don Pelayo del 'indie' patrio.

Han sido solo diez temas en apenas 45 minutos, pero el escenario Fiberfib, que este año ha abandonado la tradicional carpa para convertirse en una gran nave espacial de 'La guerra de las galaxias', se ha quedado pequeño ante la potencia de la banda granadina, muy segura de sí misma y con ganas de agradar.

Y es que tras casi un centenar de conciertos y sesiones de DJ en cuatro días, muchos 'fibers' necesitaban energía musical para aguantar unas horas más. Como la que han recibido con el mejor rock americano y fronterizo de Giant Sand y Calexico o la vuelta a los 80 con The Psychedelic Furs.

El FIB Heineken 2009, que será ya siempre recordado por el vendaval que casi destroza el recinto de conciertos y la zona de acampada, ha tocado techo un año más. Sin apenas competencia veraniega y con una proyección mediática de ámbito mundial, sigue haciendo historia en la evolución musical del siglo XXI.