Público
Público

El Thyssen acoge la primera muestra del discreto Fontin-Latour

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Cristina Fuentes-Cantillana

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid presenta el martes una exposición del poco conocido Henri Fontin-Latour, un artista realista "discreto y tímido" que coincidió con grandes impresionistas como Manet y Monet pero evitó la fama y repercusión de las que disfrutaron muchos de sus coetáneos.

"Fontin-Latour pertenece a una generación gloriosa (...), y sin embargo no ha disfrutado de la reputación y la fama popular de algunos de sus compañeros de generación, y esto se de debe en primer lugar a que no se embarcara en la aventura impresionista" explicó el lunes Guillermo Solana, director del museo, durante la presentación de la muestra.

"Pero se debe también a una razón más profunda que tiene que ver con su carácter. Es un pintor esencialmente discreto, casi hasta la timidez; un pintor elusivo, escondido del ruido mundano, que detesta los excesos de los medios", comentó.

Conocido en Inglaterra por sus cuadros de flores y en Francia por sus retratos, Fontin-Latour (1836-1904) comenzó su carrera como copista del Louvre y se interesó por las alegorías y la relación entre la pintura y otras artes como la música y la literatura.

La muestra, que ha pasado antes por Lisboa y es la primera en España del pintor, reúne piezas de todos estos temas, así como varios de sus muchos autorretratos.

"El impresionismo representaba el mundo moderno, lo que tiene de ruido y de rápido y Fontin-Latour intentó ir hacia el espíritu y el alma de sus contemporáneos", dijo Vincent Pomarèdes, comisario de la exposición y conservador jefe del Louvre, hablando a través de un intérprete durante la rueda de prensa de presentación.

"Es muy importante que se pueda ser un hombre moderno, de ruptura, no siendo necesariamente alguien que provoca", añadió.

En el acto estuvo presente la baronesa Thyssen-Bornemisza, que dijo ser admiradora del artista desde su infancia.

Solana, que admitió haberse sentido "desalentado" mientras preparaba la exposición por la falta de conocimiento sobre el pintor, dijo confiar en que las obras conquisten al público y le acerquen a este artista detallista y recluído.

"Cuando los primeros visitantes hagan correr la voz, estoy seguro de que una inmensa parte de nuestro publico vendrá a redescubrir a este extraordinario, inmenso artista", afirmó.

Las pinturas podrán visitarse hasta enero en las salas del sótano del museo habilitadas por Moneo, en un espacio recogido y adaptado a las piezas en lo que Pomarèdes definió como "una colocación muy bella".