Público
Público

Tibio ambiente electoral en Nicaragua a un día de las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cercanía de las elecciones no ha alterado la rutina diaria de los nicaragüenses y a pocas horas del inicio de las votaciones, que son el tema en la boca de todos, el ambiente se mantiene apenas tibio y las demostraciones públicas de apoyo a los candidatos son casi inexistentes.

La propaganda, mayoritariamente del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), abunda en Managua: vallas y pancartas son parte del paisaje en las calles, mientras los postes del tendido eléctrico están empapelados con el rostro del presidente Daniel Ortega, que busca la reelección, y de su esposa, Rosario Murillo.

Pero solo esta "decoración urbana" delata que mañana, 3,4 millones de nicaragüenses están llamados a elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados de la Asamblea Nacional y 90 representantes en el Parlamento Centroamericano.

En las calles de Managua la gente hace sus compras normales de sábado, las universidades están vacías y los vendedores ambulantes ofrecen su gama de productos, como cualquier fin de semana.

Es muy difícil observar un carro con banderas o signos partidistas, mucho más difícil aun encontrar personas con camisetas o apoyando públicamente a algún candidato.

El "silencio electoral" (jornadas de reflexión), que comenzó el pasado jueves, "parece que ha sido tomado muy en serio este año. La gente está tranquila y confiada en que el proceso va a ser transparente", dijo a Efe Rafael León, un taxista que asegura que mañana votará.

"Esto está comenzando; las concentraciones las veremos mañana", opinó María Elena Cuaresma, una vendedora de carne en el populoso Mercado Oriental.

El ambiente tranquilo que se respira en Managua contrasta con las noticias de quejas y disturbios en algunas localidades del norte del país, donde cientos de personas han denunciado que no han recibido su cédula de identidad, requisito indispensable para poder votar.

Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea (UE) ha respaldado dichas quejas y han demandado al Consejo Superior Electoral (CSE) que entregue los documentos a los ciudadanos que los reclaman.

Sin embargo, muchos de los habitantes de la capital le restan importancia a estas denuncias y sostienen que buena parte de la responsabilidad por la falta de cédulas la tienen los mismos ciudadanos.

"Las quejas nunca dejan de faltar, pero el Consejo ha trabajo al cien (por ciento), ha sido la base principal para que las elecciones se lleven en paz", señaló a Efe la dirigente de la Asociación General de Comerciantes del Mercado, Rosaura Rivera.

"Todo se está desarrollando normalmente, la gente solo está esperando el momento para ir a votar. La gente sabe que ahora las cosas son muy diferentes y no ha buscado como pelear. Hasta los partidos se han tratado sin ofensas en la campaña, por eso este ambiente es más pacífico", añadió Marlon Sosa, otro vendedor.

"Para nosotros hay tranquilidad, entusiasmo, porque vamos a tener elecciones sanas, sin violencia y transparentes. Esperamos que elecciones sean ejemplares", dijo convencida Rivera, para quien las críticas de los observadores y de otros sectores de la oposición sobre el proceso son poco o nada importantes.

Daniel Ortega, que aspira a continuar en el poder pese a la norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, es el favorito a ganar las elecciones, según todas las encuestas.

Los magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia declararon en octubre de 2009 inaplicable a Ortega la norma constitucional que impide a un presidente aspirar a la reelección inmediata, fallo que ha sido calificado de "inconstitucional" y de "golpe a la democracia" por los candidatos opositores.