Público
Público

El tifón Wipha entra en la zona más poblada de China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tifón Wipha, que se calcula que puede llegar a ser el más destructivo de la última década en China, alcanzó esta madrugada la provincia oriental de Zhejiang, con vientos de hasta 45 metros por segundo, después de haber obligado a evacuar a más de dos millones de personas en el este del país.

Según informó la agencia Xinhua, Wipha alcanzó la costa china hacia las 2.30 de la mañana, hora local (18.30 GMT de ayer), en el condado de Cangnan de la ciudad de Wenzhou (Zhejiang), una de las principales urbes comerciales de la región, de la que proviene una parte importante de la población china residente en España.

Categoría de supertifón 

Wipha, que llegó a alcanzar ayer el grado de 'supertifón', alojando en su centro vientos de hasta 198 kilómetros por hora, perdió fuerza antes de tocar tierra para volver ser considerado un 'tifón severo', con vientos de unos 180 kilómetros por hora en su interior, según los datos más recientes.

En estos momentos el tifón sigue azotando Cangnan, y por ahora no se sabe que haya habido víctimas, salvo una persona herida en Wenzhou por cortes causados por cristales rotos, según informó la cadena de noticias de la Televisión de Shanghai.

En Zhejiang llegaron a registrarse ayer máximos de lluvia de 162 milímetros cúbicos en algunas ciudades, lo que ha elevado los niveles de agua de sus numerosos lagos y ríos, y en algunos casos, al sureste de la provincia, por donde entró el tifón, hasta la línea de peligro de desbordamiento, según el departamento hidrológico regional.

Flota amarrada 

Más de 40.000 barcos han sido amarrados en puerto en el este del país, y más de dos millones de personas han sido evacuadas en las provincias orientales de Zhejiang y Fujian y en la municipalidad de Shanghai, ciudad donde se ha realojado a más de 291.000 vecinos.

Para la segunda urbe más importante de China, con cerca de 20 millones de habitantes, que espera el impacto del centro del tifón esta tarde, su paso supondrá la prueba más dura que afronte la ciudad en décadas, según el subjefe de la autoridad local de control de inundaciones, Zhang Jiayi.

En Shanghai y otras urbes se ha dejado de construir hasta que pase el tifón, incluidas las obras del tercer mayor edificio del planeta, el Centro Financiero Internacional Shanghai Hills, de 101 pisos, cuya grúa, a 492 metros de altura, ha sido asegurada para evitar su caída.

En la metrópoli china también se ha cancelado la actividad escolar, y se han aplazado varios eventos culturales y dos encuentros previstos del Mundial de Fútbol Femenino (Noruega-Ghana y Brasil-Dinamarca).

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, que se encuentra en la ciudad, adonde viajó anoche desde Pekín, ha anulado ya su conferencia de esta mañana en la Escuela Internacional de Negocios China-Europa (CEIBS), según confirmaron a Efe fuentes del centro educativo.