Público
Público

Timón de Atenas mostrará la tragicomedia humana en crisis del petróleo de 1973

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El humor inteligente y la tragicomedia de William Shakespeare adquirirán protagonismo mañana en el Anfiteatro Romano de Mérida con la obra "Timón de Atenas", que pondrá en escena la frustración de un hombre bondadoso que trata de afrontar su tragedia personal en una versión ambientada en la crisis del petróleo de 1973.

La obra, incluida en la LIV edición del Festival de Teatro de Mérida, se estrenará por primera vez en la historia del ciclo emeritense y representa, además, la primera producción teatral que ha efectuado el Festival de Mérida, según ha informado su director, Francisco Suárez, en una rueda de prensa.

En esta ocasión, "Timón de Atenas" llegará de la mano de la versión de Francisco Suárez y con los actores José Pedro carrión, Esteban García Ballesteros y Francisco Blanco como protagonistas, bajo la dirección del portugués Joaquím Benite.

La revisión del texto de Shakespeare está ambientada en la crisis del petróleo de 1973 y contará con escenografía de Jean Guy Lecat, asiduo de los montajes de Peter Brook y cuya primera obra en París fue, casualmente, "Timón de Atenas".

La obra, que se representará por primera vez en el Festival emeritense, habla del fracaso y la decepción del hombre, a lo largo de una hora y cuarenta minutos, frente a un sistema y una sociedad en la que el dinero y el poder representan la desgracia de Timón.

En esta adaptación, el dinero ha sido sustituido por el petróleo y aborda un mismo hecho desde tres perspectivas diferentes, según Joaquín Benite, que ha señalado que los espectadores tendrán la ocasión de identificarse con tres filosofías de vida encarnadas, en primer lugar, en la figura de Timón, que cree, a pesar del fracaso de su vida, en la bondad de los hombres.

Junto a este ateniense se encuentran Flavio, un sirviente fiel de éste que encarna "el corazón", y Apemanto, un filósofo díscolo que representa "la cabeza o la sensatez".

La obra aborda la aventura humana y el enigma de la construcción social y tiene como principal protagonista el dinero, que ha pasado de ser un instrumento de cambio a ser un elemento capaz de transformar las situaciones sociales, según Benítez.

También ha señalado que, frente al drama y lo grotesco, la obra no olvida su lado más cómico y simpático, de modo que presenta una simbiosis entre ambos estados del ser, dos partes "inseparables" de la naturaleza del hombre.

Según Francisco Suárez, la obra merece una reflexión del espectador sobre la crisis actual del hombre y su búsqueda continuada de su "yo" más interior, que se ve arrastrado por una amalgama de "superficialidades" que terminan siendo los motores del hombre en la Atenas de los años 70, y también en la actualidad.

Por su parte, José Pedro Carrión, el actor que encarna a Timón, ha destacado la incapacidad de su personaje de reconocer sus errores y ha hecho hincapié en que el público tendrá la oportunidad de reconocerse en la piel de los diferentes roles que los personajes adquirirán en la obra.