Público
Público

El tío de la novia del príncipe Guillermo cae en la trampa de un dominical

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El príncipe Guillermo de Inglaterra se ha visto obligado a romper todos los vínculos con el tío de su novia, Kate Middleton, después de que éste fuera filmado mientras entregaba lo que parece ser cocaína a un reportero que se hizo pasar por un hombre de negocios.

Según informa hoy el diario "Daily Mail", el segundo en la sucesión al trono de Inglaterra no tuvo más remedio que tomar esa drástica medida después de que el único hermano de la madre de Kate, Gary Goldsmith, se jactase además de sus relaciones con la Familia Real británica.

Goldsmith, de 44 años, presumió de haber acogido en su chalet del sur de Ibiza, en cala Jondal, a la pareja durante unas vacaciones, antes de hacer unas rayas de cocaína y ofrecerse a presentar al periodista prostitutas de lujo.

El tío de Kate Middleton dijo al periodista, enviado clandestinamente por el dominical "News of the World", que la pareja iba a volver a su mansión el mes próximo y que se casaría el año que viene, además de revelar datos íntimos sobre los novios.

Goldsmith, un empresario del sector de la construcción, que pasa la mitad del año en España, recibió a Kate y al príncipe Guillermo en su chalet ibicenco, bautizado "La Maison de Bang Bang" (que en francés significa sexo), en 2006.

Kate y el príncipe Guillermo se han reunido también con Goldsmith varias veces en el Reino Unido y han compartido varias cenas en la residencia de la familia de Middleton en Bucklebury, condado de Berkshire.

Las revelaciones del News of the World han causado un gran bochorno a la familia Middleton, que ha frecuentado el chalet ibicenco, y preocupación en la Familia Real, dice el Daily Mail, según el cual la propia Reina ha sido informada.

El News of the World envió a dos reporteros a Ibiza que se hicieron pasar por hombres de negocios.

Tras conocerlos en un club nocturno, Goldsmith los invitó a su residencia, donde, según el periódico, fumó cannabis con su novia, una ex bailarina de 26 años llamada Antonia, y entregó a uno de los reporteros una pequeña bolsa de cocaína.

En una segunda reunión dijo que no tenía problemas para proceder a entregas regulares de droga bien en Ibiza, bien en Londres, al precio de 43 libras (unos 50 euros) el gramo.

"Tengo una empresa que entrega a domicilio (la mercancía)", se jactó Goldsmith antes de darles el nombre del contacto, una escocesa llamada Sharon.

En la segunda visita a "La Maison de Bang Bang", Goldsmith fue filmado clandestinamente mientras preparaba rayas de lo que parece ser cocaína a los reporteros, a los que pasaba también unas píldoras, supuestamente de Éxtasis.

También les dio el número de un proxeneta que podía buscarles prostitutas al precio de 700 euros la noche, dice el periódico.