Público
Público

Tras "Titanic", James Cameron rompe doce años de silencio con "Avatar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta semana James Cameron rompe doce años de silencio desde el estreno de "Titanic" con "Avatar", una superproducción en 3D que mezcla alienígenas, humanos y efectos especiales y que no va a dejar "indiferente a nadie", explica a Efe Lauren Manuel García Carro, uno de los diseñadores del filme.

"Todo el mundo va a hablar de ella para bien o para mal", subraya García Carro, quien cree que es una película que "va a llegar a todo tipo de públicos".

El filme, que se estrena el próximo viernes, traslada al espectador al año 2154 en el planeta Pandora, un lugar donde existe un mineral capaz de acabar con la escasez energética terrestre.

Los Na'vi y los humanos se enfrentan entonces por un mismo territorio. Por esta razón, los humanos crean unos individuos híbridos, los "avatares", unos alienígenas con ojos amarillos y de más de tres metros de altura que con una mezcla de ADN humano y Na'vi son controlados por los cerebros de los hombres.

Así, Jack Sully (Sam Worthington), un antiguo marine minusválido, es el encargado de dirigir a su avatar para integrarse en el mundo de Pandora de la mano de los Na'vi.

Poco a poco, ayudado por la doctora Grace Augustine (Sigourney Weaver), el piloto de la marina retirada Truddy Chacon (Michelle Rodríguez) y la Na'vi Neytiri (Zoe Saldana) descubrirá que Pandora es un mundo más allá de lo que se ve y hará lo imposible por salvarlo de las garras humanas.

Un presupuesto de 300 millones de dólares, la campaña publicitaria más importante en la historia de YouTube, uno de los videojuegos más esperados -Xbox 360, PlayStation 3, PC, Nintendo Wii y Nintendo DS- y la voz de Leona Lewis en una banda sonora de James Horner ("Titanic") son algunos de los alicientes que completan esta película de más de dos horas y media de duración.

Además de efectos especiales, tecnología y las tres dimensiones, "Avatar" transmite un mensaje: la destrucción del planeta y de la naturaleza. Un dato muy preocupante para Cameron, quien tiene una casa con energía solar y conduce un coche híbrido.

Para García Carro, que ha trabajado en los estudios centrales de la empresa Weta Digital ("El señor de los anillos") en Nueva Zelanda, "Avatar" es una apuesta "muy personal y muy arriesgada" de Cameron.

El director ha contado con el apoyo de miles de personas para idear y darle forma al particular mundo de Pandora, como por ejemplo Joe Letteri, quien ha participado en películas como "X-Men" o "Star Wars". "Una persona con mucha experiencia que supervisaba todos los efectos especiales", explica García, que también ha trabajado junto a Peter Jackson en "Desde mi cielo".

"Cameron tenía las cosas clarísimas desde el primer momento y sabía lo que le gustaba y lo que no", destaca el dibujante español, quien subraya que el trabajo de este tipo de películas es bastante duro. "La media de trabajo son 50 horas semanales, durante la producción son 90", un ritmo de vida que se aguanta "con pasión".

Y es que, según García Carro, lo más importante es que "participas en algo que te reconocen, y eso es siempre una satisfacción, una actividad muy bonita, la verdad".

No obstante, sabe perfectamente que "Avatar" es un "desafío", porque es la primera película "seria" que desarrolla elementos reales con 3D.

"Se mezclan humanos con entornos digitales puros con alienígenas" y "lo más difícil es mezclar algo real con algo imaginario -explica-. Cameron ha sido el primero, y además lo ha hecho bien", añade.

Un proyecto que el director de "Titanic" ha ido fraguando durante los últimos doce años, mientras se dedicaba a la televisión y al documental, pero que no se ha podido llevar a cabo antes porque "no existía la tecnología para ello", según García.

Si ahora se ha conseguido que los Na'vi parezcan de verdad, "antes resultaba imposible, porque no existían los ordenadores actuales" y porque estas técnicas, que mezclan la "motion capture" (captura de movimiento) con tomas de actores reales y la animación tradicional a mano, "tienen unos costes muy elevados", explica.

Isabel Ferrer