Público
Público

Tokio pide "calma" a Pekín entre tensión por la detención de marinero chino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tokio ha pedido a Pekín "calma" en medio de la tensión por la decisión de Japón de prolongar la detención del capitán de un pesquero chino, acusado de colisionar con dos patrulleras niponas en aguas disputadas por ambos países.

Un tribunal japonés autorizó ayer domingo a extender la detención del capitán Zhang Qixiong hasta el 29 se septiembre, lo que ha disparado la tensión y llevado a China a suspender los intercambios ministeriales con Japón como protesta.

El 29 de este mes se cumplen 20 días desde el arresto de Zhang, lo que supone el periodo máximo en que un sospechoso puede estar detenido sin cargos en Japón.

El embajador japonés en China, Uichiro Niwa, instó anoche a Pekín a evitar acciones "unilaterales" y "actuar con calma para evitar una escalada", según una declaración de la legación nipona recogida hoy por medios locales.

Niwa también transmitió a las autoridades chinas el malestar de Japón por el hecho de que China ha comenzado a transportar equipamiento a un yacimiento de gas en el Mar de China Oriental, en una zona reclamada por ambos países, sin consultarlo con Tokio.

Las conversaciones con Japón sobre la explotación de los yacimientos de gas en la zona fueron aplazadas por el Gobierno chino hace una semana en protesta por el caso del pesquero.

El barco chino colisionó con dos patrulleras japonesas el pasado 7 de septiembre en aguas de las disputadas islas Senkaku (Diaoyu en chino), que reclaman Japón, China y Taiwán.

La Guardia Costera nipona sospecha que el capitán provocó el choque de forma deliberada, ya que las naves japonesas perseguían al pesquero para abordarlo e interrogar a la tripulación, compuesta por quince personas.

Los tripulantes fueron liberados hace una semana, pero el capitán, de 41 años, está retenido como sospechoso de obstruir el deber de los guardacostas japoneses y podría enfrentarse a una pena de hasta tres años de cárcel.

China exige a Japón la liberación "incondicional" de Zhang y ha calificado su detención de "ilegal".