Público
Público

Toledo y Albacete crearán la quinta caja rural de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jesús Aguado

En un entorno caracterizado por aumentos sustanciales en las tasas de morosidad y difícil financiación en los mercados, las cajas rurales de Toledo y de Albacete han aprobado un proyecto de fusión que creará una entidad con activos totales de 4.191 millones de euros y un patrimonio neto de 331 millones de euros.

Según datos facilitados el jueves por la Caja Rural de Toledo a través de un comunicado, la nueva caja rural ocupará la quinta posición del ranking nacional de entidades rurales por volumen de activos.

El presidente de Caja Rural de Toledo, Andrés Gómez Mora, y el de la Caja Rural de Albacete, Higinio Olivares, desvelaron este mediodía en una rueda de prensa conjunta que la nueva entidad, que nacerá con el nombre todavía provisional de Caja Rural de Castilla-La Mancha, tendrá su sede en Toledo.

Los consejos de ambas entidades ya habían dado el pasado 29 de diciembre luz verde a esta iniciativa.

La nueva entidad operará en las provincias de Albacete, Guadalajara y Toledo y también en las comunidades autónomas de Castilla y León, Madrid y Murcia con un total de 263 sucursales, según datos de la Caja Rural de Toledo.

A pesar de que las entidades han presentado esta iniciativa como un proyecto de fusión entre iguales, la Caja Rural de Toledo tiene, con 190 oficinas, más del doble de sucursales que la Caja Rural de Albacete, con 73 sucursales, según datos de la caja toledana.

La Caja Rural de Toledo explicó en su comunicado que las sinergias que genera el proyecto, derivadas del no solapamiento de redes y estructuras, "facilitan que no haya necesidad de ningún tipo de ajuste socio-laboral" y destaca asimismo que "la integración no se deriva de la debilidad de ninguna de las entidades, lo que garantiza la viabilidad inmediata del proyecto".

El número de empleados conjuntos de las dos entidades ascendería a 1.087.

El proyecto de fusión, que ya cuenta con el visto bueno de la Junta de Castilla-La Mancha y del Banco de España, según una portavoz de la Caja Rural de Toledo, se trasladará ahora para su aprobación a las asambleas de las respectivas entidades.

La última palabra sobre la fusión la tienen los socios de las dos cooperativas. La Caja Rural de Toledo ostenta 54.293 socios de un total de 83.712, mientras que la Caja Rural de Albacete tiene 29.419.

Los socios podrían pronunciarse sobre esta iniciativa a finales de abril, mayo o junio, cuando suelen celebrarse las asambleas de estas entidades. Para aprobar la fusión se necesita la mayoría de dos tercios de los socios de las entidades.

PRIMERA FUSIÓN DE CAJAS

Tras fracasar el proyecto de fusión de las cajas vascas BBK y Kutxa a finales del año pasado, estas dos cajas rurales castellano-manchegas han dado el pistoletazo de salida al proceso de consolidación en el sector financiero español.

En un momento de desaceleración del negocio bancario debido al deterioro de la economía española y a la crisis internacional de los mercados de crédito, expertos consultados por Reuters vaticinan un proceso de concentración en el sector, particularmente entre las cajas regionales, para reducir costes y compensar la desaceleración del negocio.

En este escenario, analistas y expertos coinciden en señalar que las cajas son más vulnerables ante el actual cambio de ciclo económico porque alrededor de unas tres cuartas partes de su cartera crediticia se concentra en el negocio inmobiliario y constructor, sumergido en una profunda crisis.

Según datos del Banco de España a octubre, la tasa de morosidad de las cooperativas o cajas rurales se situaba en el 2,62 por ciento.

La entidad resultante de la combinación de las dos cajas tendría un ratio de morosidad del 1,6 por ciento, según la entidad toledana.