Público
Público

Tomás Gómez quiere que el voto del día 3 vaya "lacrado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha asegurado hoy que él es el que tiene "más interés" en que el voto de los militantes en las primarias del 3 de octubre "sea secreto y vaya en cabina, en sobre y a ser posible lacrado".

Tomás Gómez ha manifestado ese recelo de cara al día de la votación en el foro Nueva Economía, al ser requerida su opinión sobre las cabinas para votar y la custodia de votos que ha reclamado la plataforma que apoya la candidatura de Trinidad Jiménez.

La respuesta de Gómez ha sido aplaudida por unos 200 asistentes, que asentían además con la cabeza en la sala del hotel Ritz donde se ha celebrado el evento.

Entre ellos han estado el secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, el ex ministro José Barrionuevo, el ex alcalde Juan Barranco, el ex presidente Joaquín Leguina y el diputado nacional y el ex jefe de gabinete de Rodríguez Zapatero José Andrés Torres Mora, que le ha efectuado la presentación.

Tomás Gómez ha resumido así su decisión de competir en primarias con la ministra de Sanidad: "un día me vi de frente ante la decisión de tener que abandonar este proyecto o seguir liderándolo y ese día comprendí que no tenía fuerzas para abandonarlo, que sólo me quedaban fuerzas para seguir trabajando hasta la victoria".

En la misma línea, ha declarado no ser "ni valiente, ni insensato" y ha incidido en que "en la vida lo importante son los principios, la dignidad y la lealtad".

"Soy una personas de principios y de absoluta lealtad a mi conciencia, mi partido y mi secretario general, pero lealtad no es sumisión y alguien que actúa en conciencia les aseguro que nunca se equivoca", ha proclamado.

En su discurso, Gómez ha reivindicado su experiencia durante casi una década como alcalde del municipio de Parla (cerca de 120.000 habitantes) como "entrenamiento para gobernar la diversidad" y ha defendido que "una ciudad es como un Estado en pequeño"

"Hay ministerios que no tienen el número de funcionarios que tiene un Ayuntamiento como el mío", ha aseverado.

También ha reivindicado la "política que tiene que ver con el porvenir", los políticos que son "capaces de cambiar la sociedad" y el socialismo de Billy Brandt y Olof Palme.

"Se habla mal de la política en los vagones del AVE, en las salas de espera de los aeropuertos, en los bares de las facultades y en las tertulias de los jubilados y las radios y televisiones; en los mismos lugares que la política ha conquistado para todos", ha dicho.

A su juicio, "se habla mal de la política" por las "expectativas que se ponen en ella" y la "decepción mayor es cuando la política parece incapaz de garantizar lo que creíamos asegurado para siempre".

Por eso, se ha mostrado convencido de que con la crisis los "políticos se han convertido en el objeto en quien proyectar la rabia".

Gómez ha reiterado que con las primarias del PSM "se está dirimiendo un modelo de partido en el que las agrupaciones son oficinas electorales o un partido en que los afiliados tomen las riendas".

Tras subrayar que él apuesta por el segundo modelo, ha apuntado que "tener al aparato federal enfrente no es lo mejor" que le ha pasado, aunque ha bromeado con su pérdida de peso y ha dicho que es "bueno para mantener la línea".

También se ha mostrado convencido de que los socialistas ganarán las elecciones del 22 de mayo porque el suyo es el "proyecto político de la mayoría social de Madrid y eso se va a traducir en una hegemonía política de izquierda en las urnas".

Al Gobierno de Esperanza Aguirre lo ha definido como una "mezcla de radicalismo ideológico, integrismo religioso y nacionalismo político" y le ha acusado de tener posiciones de "puro anarquismo de derechas" y de hacer "oposición (al Gobierno de Zapatero) a costa de los más débiles".

"En Madrid padecemos además de la crisis, la ideología de la presidenta de la Comunidad. De todas las ideologías de la derecha, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha tenido que dar con la más fundamentalista, y lo peor de todo su empeño en enfrentar a Madrid con España", ha criticado.

Ha explicado que su proyecto para Madrid es "no seguir dependiendo del ladrillo, sino ser punta de lanza de la innovación" y ha hecho hincapié en que la Comunidad madrileña "necesita que la gobiernen y que la entiendan, no que la manden".

"Esperanza Aguirre ni siquiera conoce sus anhelos, las estadísticas siempre llegan tarde a los palacios", ha lamentado.