Público
Público

Toni Cantó quiere un papel de diputado y ve que UPyD es realmente votar útil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor Toni Cantó quiere conseguir un "papel" de diputado en el Congreso tras una larga carrera en platós y escenarios al estar convencido de que UPyD es "realmente un voto útil" porque, en su opinión, ni Mariano Rajoy ni Alfredo Pérez Rubalcaba están "a la altura" de lo que ahora necesita España.

Lo dice en plena inmersión mediática y con una agenda repleta puesto que lo primero que tiene que hacer es ganar las primarias para encabezar la lista de su partido por Valencia -lugar que se disputan otros tres o cuatro aspirantes- y después, si lo consigue, tendrá que convencer a los valencianos.

Él se ve perfectamente capacitado para ese nuevo "personaje", que "no es un papel", ha querido dejar claro en una entrevista con Efe en la que ha dicho que puede ser "una buena voz" que traslade al Parlamento lo que su partido y la ciudadanía consideran necesario para que el país prospere y salga de la crisis.

Seducido desde "pequeñito" por la política, no es ni mucho menos su primera incursión en este mundo puesto que fue uno de los promotores, hace años, de la plataforma Vecinos por Torrelodones, hoy convertida en la fuerza política que logró en las pasadas municipales desbancar al PP de esa localidad madrileña, donde vive.

Esa vocación paralela le ha hecho dar el "pasito" para intentar que las cosas mejoren porque, a su juicio, es un valor que ciudadanos que no son políticos se involucren y lo hagan en un terreno en el que la clase política "no ha sido capaz de responder" a las dificultades económicas y sociales actuales.

UPyD es la formación, ha asegurado, que "se adecúa" a sus ideas desde hace mucho tiempo y por eso se ha dejado seducir por unas siglas que afrontan sus segundas elecciones generales y en las que aspira a lograr grupo parlamentario, un objetivo "complicado", ha reconocido, pero que sería "muy importante" para el país.

Es consciente de que esta nueva tarea implicaría dejar de lado temporalmente buena parte de su carrera, pero confía en poder seguir haciendo alguna obra de teatro de vez en cuando para quitarse "el mono".

Ahora, con el guión que tiene entre manos, lo más importante -ha dicho- es que la crisis económica no se lleve por delante las políticas y los derechos sociales. Y ha dado una cifra, 60.000 millones de euros de ahorro sólo evitando duplicidades administrativas, juntando ayuntamientos o eliminando diputaciones.

Es decir, más Estado, recuperar la igualdad competencial y financiera de las comunidades autónomas o racionalizar las administraciones locales y autonómicas, algo, según Toni Cantó, a lo que la "casta" política es "incapaz" de renunciar" porque es una manera de "mantenerse a sí misma".

Tiene una opinión demoledora tanto de Rajoy como del candidato Rubalcaba. Del primero dice que más que ganar unas elecciones, como auguran las encuestas, las pierde el PSOE, ya que no cree que Rajoy haya sido "un ejemplo" de propuestas y de acciones, y apunta que, simplemente, se ha sentado a esperar a que "el cadáver del enemigo pase por su puerta".

Rubalcaba no sale mejor parado y ha comentado que le parecía inverosímil que alguien que ha estado tantos años y en tantos gobiernos del PSOE venga ahora a "venderse y postularse" como la persona capaz de hacer frente a esta etapa tan difícil que atraviesa la economía.

Y lo haga, además, prometiendo medidas contra las que votó en el Congreso. "Es vergonzoso. O nos toma por tontos o miente de una forma descarada".

No duda de que va a haber un cambio de gobierno porque José Luis Rodríguez Zapatero ha sido el "peor" presidente de toda la historia de la democracia, pero, según él, no va a haber un cambio como tal porque las propuestas de los dos partidos son "muy similares" y se está viendo que las recetas que están planteando para superar las dificultades "son igual de increíbles".

No lo dice él, porque a la vista está -ha señalado- que los mercados no están reaccionando a las medidas de recorte que se están adoptando. No hay que recortar en derechos sociales ni en sanidad o educación sino en duplicidades administrativas, ha insistido.