Público
Público

Una tormenta tropical provoca un tremendo aguacero que siembra el caos en Manila

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las lluvias torrenciales de la tormenta tropical "Ketsana" sembraron hoy el caos en la capital de Filipinas, donde múltiples zonas de la ciudad quedaron inundadas y cientos de residentes abandonaron sus casas, informaron testigos.

Al menos la mitad de los 17 municipios de la capital quedaron inaccesibles y cuatro vuelos locales fueron cancelados mientras aumenta el temor a que sea necesario llevar a cabo evacuaciones masivas, sobre todo en las barriadas más pobres.

Imágenes de televisión mostraron kilométricos atascos, ciudadanos desesperados subidos a los tejados de sus casas y coches abandonados en calles inundadas.

Las autoridades pidieron a la población que deje de depositar basura cerca de los desagües para no colapsar el vetusto sistema de cañerías del que disponen la mayoría de distritos.

También existe el peligro de que en cualquier momento se desborde el río Pasig así como dos presas al sur de Manila, mientras el suministro eléctrico ha sido cortado en algunos barrios para impedir accidentes.

El ministro de Defensa y jefe del Consejo Nacional de Coordinación de Desastres, Gilberto Teodoro, tuvo que desplazarse a su oficina en metro ya que las carreteras quedaron impracticables por el tremendo aguacero.

La tormenta también ha afectado a todo el tercio meridional de la isla de Luzón, y más de 1.700 pasajeros están varados en la provincia de Bicol puesto que la Guardia Costera ha prohibido que zarpe cualquier barco.

"Ketsana" tocó tierra en Filipinas esta madrugada con vientos superiores a los cien kilómetros por hora y ahora se desplaza a unos veinte kilómetros por ahora a la región central de Luzón, donde se hallan la mayoría de cultivos de arroz.

Decenas de personas mueren cada año por inundaciones y riadas en el archipiélago durante la estación lluviosa y época de tifones, que suele durar de junio a diciembre.