Público
Público

Tornados y fuertes tormentas dejan al menos 54 muertos al sur de Estados Unidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuertes tormentas y la cadena de cerca de ochenta tornados que desde el martes azota varios estados del sur de los Estados Unidos se ha cobrado, por el momento, la vida de al menos 54 personas, según informan hoy las autoridades.

El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, junto a otras personalidades de la política, mostraron su solidaridad con los damnificados y su apoyo a las familias de los fallecidos.

Un portavoz de la Casa Blanca informó que mañana el presidente Bush viajará a Tennessee para conocer de cerca la situación y manifestar su solidaridad a los damnificados.

Los últimos reportes policiales, recogidos por CNN, apuntan a que 30 personas han fallecido en Tennessee, 13 en Arkansas -incluidos tres miembros de la misma familia-, siete en Kentucky y cuatro en Alabama, mientras que el estado de Misisipi todavía no se ha contabilizado ninguna víctima fatal.

Las autoridades no descartan que el número de víctimas aumente a lo largo de esta jornada, a medida que se vayan efectuando las tareas de rescate e inspección de los inmuebles y las zonas devastadas.

"Sabemos que hay ocho muertos y seguimos buscando. La devastación ha sido inmensa", señaló Shelvy Linville, alcalde de Lafayette, en Tennessee.

El cómputo de heridos supera en estos momentos los 150, entre los que se encuentran 51 estudiantes de la Universidad de Union (Tennessee), alcanzados por la tormenta en el interior de los dormitorios de esa residencia universitaria de la ciudad de Jackson.

Precisamente, en este estado sureño es donde se han contabilizado el mayor número de daños personales y materiales, especialmente alrededor de siete condados de la ciudad de Memphis y al norte de la región, en la frontera con Kentucky.

Entre los edificios afectados, figuran un campus universitario, un centro comercial y una residencia de ancianos, aunque el fuerte viento provocó también el derribo de una antena del servicio de patrullas de carreteras de Memphis, que obligó a suspender temporalmente los vuelos del aeropuerto de esta ciudad.

Además de carreteras cortadas, camiones volcados y edificios destruidos, los fuertes vientos también causaron un incendio en una estación de gas natural de esta región.

El presidente de Estados Unidos expresó hoy en un comunicado su condolencia a todos los damnificados y a los gobernadores de los cinco estados, con los que habló por teléfono esta mañana.

"Quiero que la gente de estos estados sepa que todos los americanos están apoyándolos" y que la "administración está preparada para ayudarlos y encargarse de cualquier llamamiento de emergencia", señaló Bush.

En esta misma línea se pronunció hoy el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, al mostrar su solidaridad con los afectados y con las familias de las víctimas de las tormentas.

Asimismo, Chertoff aseguró que la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) ya desplegó unidades en el área para "responder cuanto antes" al desastre y recomendó a los ciudadanos seguir las órdenes de las autoridades locales en materia de evacuación.

Los vientos huracanados afectaron parcialmente la jornada de primarias, ayer, del "supermartes", pues obligaron a cerrar momentáneamente algunos puestos de votación de Alabama, Arkansas y Tennessee, tres de los 24 estados convocados a votar.

Sin embargo, los candidatos demócratas Hillary Clinton y Barack Obama y el republicano Mike Huckabee hicieron un paréntesis a la gran expectación creada por los resultados para recordar en sus respectivos discursos a las víctimas de la tragedia.

Según el meteorólogo Tim Ballisty, de The Weather Channel, la amenaza de fuertes tormentas continúa, principalmente en el sur de Ohio, el este de Kentucky, el este de Tennessee, Virginia Occidental, y desde el sur de Pensilvania y el sur de Nueva Jersey hasta el sur de Georgia y el norte de Florida.

En esta zona, además de Maryland, Delaware y Virginia, podrían reproducirse hoy otros tornados, aunque no tan fuertes como los de ayer.