Público
Público

El toro Ratón, disecado

Tres muertos y varios heridos agudizaron el morbo por verle participar en festejos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una talla de 1,50 metros de altura y 2,20 de largo del toro Ratón perpetúa la leyenda de un astado que dejó una estela de muerte por calles y plazas españolas antes de morir en marzo.

'La idea era preservar un animal legendario que pasará a la historia', confiesa su propietario, el ganadero Gregorio de Jesús, para quien es el toro 'más mundialmente conocido'. Ratón murió a los 13 años por fallos multiorgánicos, cuando se acercaba con peligro a la senilidad en un toro, que tiene unos 15 años de esperanza de vida.

Tres muertos y varios heridos habían elevado su fama y agudizado el morbo de los aficionados por verle participar en múltiples festejos por diversos pueblos de la geografía española. Ratón la acrecentó al ser el primer toro en tener un libro, un videojuego para móviles o una canción.

De Jesús ya conoce el interés del museo de ciencias naturales de Onda (Castellón) y los museos taurinos de Valencia y Bilbao para exhibir al animal disecado, así como peñas y clubes taurinos de localidades de la Comunitat Valenciana como Silla, Valencia y Cullera. El trabajo para disecarlo, que ha costado 6.000 euros y ha durado cerca de cinco meses, según relata el taxidermista José Manuel Ros.