Público
Público

El torturador de los Jemeres Rojos sube al estrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El torturador jefe de Pol Pot subió al estrado el lunes, acusado de crímenes contra la humanidad, en el primer juicio a un alto cargo de los Jemeres Rojos, 30 años después del fin de un régimen al que se atribuye la muerte de 1,7 millones de personas en Camboya.

Duch, que dirigía la prisión S-21 en la que más de 14.000 "enemigos" de la revolución ultramaoísta fueron torturados y asesinados, compareció ante los cinco jueces del tribunal y respondió con calma a las preguntas sobre su pasado.

"He sido informado de los cargos contra mí", dijo el ex profesor de matemáticas, de 66 años, al tribunal formado por Naciones Unidas y Camboya, mientras cientos de supervivientes de las atrocidades de los Jemeres Rojos miraban desde una galería abierta al público.

Se espera que Duch, cuyo nombre real es Kaing Guek Eav, sea jugado esta semana por crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, tortura y homicidio.

Si se le hallara culpable, podría enfrentarse a una pena máxima de cadena perpetua en Camboya, que no tiene pena de muerte.

El acusado, que es cristiano renacido, ha expresado su arrepentimiento por las víctimas del S-21, la mayoría de las cuales fueron torturadas y obligadas a confesar espionajes y otros delitos antes de ser golpeadas hasta morir en los "Campos de la Muerte" situados a las afueras de la capital del país, Phnom Penh.

Antes del juicio, Duch dijo durante un interrogatorio de los investigadores del tribunal que sólo cumplía órdenes.

"Nadie podría haber enviado gente al S-21 sin la decisión del Comité de los Jemeres Rojos", se le citó en un informe de hechos leído en la audiencia del lunes.

Los supervivientes reaccionaron con ira y dolor al ver a Duch, vestido con camisa blanca y pantalones negros, en el estrado.

"Duch mató a miles de personas, pero no mostró arrepentimiento. Sencillamente no lo entiendo", dijo Om Chantha, una viuda de 69 años cuyo esposo, un médico, fue asesinado por los Jemeres Rojos.

¿MÁS SOSPECHOSOS?

El juicio, que se celebra en un edificio construido específicamente para el proceso a las afueras de la capital, marca un punto de inflexión en el país, donde casi todas las familias perdieron a alguien durante la revolución de "Año Cero" con la que Pol Pot pretendía alcanzar una utopía agraria.

Se espera que Duch sea un testigo clave en los próximos juicios del "Hermano Número Dos" Nuon Chea; el ex presidente del régimen, Khieu Samphan; y Ieng Sary, su ministro de Exteriores, y la esposa de éste.

Los cuatro han negado cualquier conocimiento de las atrocidades cometidas por los Jemeres Rojos durante su gobierno, que comenzó expulsando a todo el mundo de las ciudades llevando sólo lo que pudieran cargar.

conocido oficialmente como la Cámara Extraordinaria del Tribunal de Camboya - sirva de modelo de profesionalidad para la errática y politizada clase jurídica del país.

Por otra parte, los críticos denuncian que la integridad del tribunal está amenazada por acusaciones de corrupción e interferencia política, especialmente en la búsqueda de más sospechosos, descartada en enero por el fiscal camboyano porque, según dijo, no ayudaría a la reconciliación nacional.