Público
Público

Toulouse ofrece una "mirada más particular" de Saura a los diez años de su muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El museo "Les Abattoirs" de Toulouse (suroeste de Francia) ofrece la "mirada particular" del artista Antonio Saura y descubrirá al público la visión más técnica e innovadora de su obra recogida, diez años después de su muerte, en una serie de muestras titulada "2008, un año Saura".

"Lejos de cualquier retrospectiva, hemos querido presentar al artista de manera original", ha dicho a Efe el director del "Les Abattoirs", Alain Mousseigne, el museo de arte contemporáneo de Toulouse donde, desde el viernes y durante un año, se podrá disfrutar de la obra de este maestro polifacético nacido en Huesca en 1930.

El recinto, un matadero del siglo XIX reconvertido, ya dedicó en 1990 una muestra al pintor onírico y surrealista, diseñador, grabador, escritor y escenógrafo.

Para esta ocasión los responsables de "Les Abattoirs" han decidido cambiar de concepto y mostrar a otro Saura: la faceta más "íntima" y "desconocida" del artista, por lo que seleccionaron cinco grandes temas de su obra con la voluntad de dar cuenta de la "reflexión teórica" que practicaba el autor en su trabajo.

La obra del pintor, hermano del cineasta Carlos Saura, es abstracta y en ella recrea técnicas innovadoras y, a partir de 1960, se centra en los cuerpos femeninos, las crucifixiones y los autorretratos en blanco y negro.

Sus cuadros sobre la "Tauromaquia" son, como él mismo definía, "un sentimiento trágico y, a la vez, lúdico de las corridas de toros".

Son 33 pinturas realizadas a partir de 46 fotos de Jean Bescos, y que conforman la primera serie, que se podrá ver en Toulouse hasta el 6 de abril.

Continuará el recorrido por la obra de Saura la selección "Erótica", que presentará, hasta el 22 de junio, la "animalidad obscena", "la extraordinaria y extraña sensación de asistir al descubrimiento de lo que se esconde bajo la realidad de las apariencias", como decía el artista.

Opuesto a la dictadura franquista, en 1967 Saura se instaló definitivamente en París, ciudad en la que se encaminó a la consagración de su estilo propio.

A pesar de las reminiscencias a Velázquez y Goya que se le atribuyen, su obra adquiere, entonces, un carácter independiente y de experimentación con nuevas técnicas.

El resultado se podrá apreciar en la serie "Transformaciones y superposiciones", que retratará, del 30 de junio al 31 de agosto, este instinto innovador del artista.

"Saura ilustrador" es, quizá, su obra menos conocida, pero tampoco pasará desapercibida en "Les Abattoirs".

El centro dedicará, del 26 de septiembre al 30 de noviembre, la cuarta de sus exposiciones dedicada a las ilustraciones de libros como "Don Quijote", de Miguel de Cervantes; "1984", de George Orwell, o "Pinocchio", de Carlo Collodi.

Programada entre 5 de diciembre y el 1 de febrero esta muestra cerrará al año Saura, a quien Mousseigne recuerda como a "un artista de gran inteligencia y cultura", que ofreció una mirada "lúdica y seria a la vez, humorística, cultivada de tradiciones e, incluso, mitológica" del mundo hasta que la muerte le sorprendió en 1998.