Público
Público

Touriño entona el mea culpa y se va

Deja el liderazgo del PSdeG tras admitir el fracaso de la fórmula del bipartito y el castigo recibido por la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Emilio Pérez Touriño presentó ayer su dimisión irrevocable como secretario general del PSdeG-PSOE. Al menos por ahora conservará su acta de diputado. No le quedaba otra salida. Tras su conversación la noche de la derrota electoral con José Luis Rodríguez Zapatero y la invitación a irse dirigida por José Blanco en la mañana de ayer en una entrevista de televisión, Emilio Pérez Touriño puso punto final a once años de luces y sombras al frente de los socialistas gallegos.

Tras la reunión de la Ejecutiva Nacional del PSdeG-PSOE, un serio y preciso Touriño asumió personalmente toda la responsabilidad y explicó en una conferencia de prensa las razones del regreso del PP. Hubo tres errores serios. El primero fue minusvalorar el impacto de la crisis, que se ha dejado sentir especialmente en la Galicia atlántica, la más desarrollada, donde los socialistas sufrieron una sangría de votos y la pérdida de un escaño en Pontevedra, la provincia más sacudida por la incertidumbre económica.

Pachi Vázquez se perfila como líder provisional del partido

Touriño se resistió a reconocer como un error no haber adelantado las elecciones, tal y como se le propuso desde la dirección federal, evitándose así los efectos de la crisis. 'Entendí que tenía un contrato de confianza con los ciudadanos', insistió.

El segundo factor fue el extraordinario impacto que produjo en el electorado las acusaciones de despilfarro en la Administración, hábilmente dirigidas por el PP hacia la persona del presidente de la Xunta. Los despachos de San Cateano amueblados con sillas de 3.000 euros, o el Audi 8 presidencial que no podría permitirse el mismísimo Barack Obama se convirtieron en el núcleo del programa electoral del PP. Touriño habló ayer de 'acusaciones demagógicas, irresponsables e inaceptables'. Pero, a continuación, reconoció que surtieron efecto. Precisamente por ello insistió en que la campaña fue 'la más sucia de la historia'.

Y el tercer factor apuntado por el ya ex secretario general fue el desencanto de amplios sectores de la sociedad gallega ante la gestión del bipartito, que hace cuatro años prometió desterrar la cultura clientelar del PP y gobernar conjuntamente Galicia desde planteamientos progresistas. Los ciudadanos no percibieron ese cambio. Ni entendieron, dijo, la propia fórmula del bipartito, con dos gobiernos en la práctica independientes, una 'bigobernación', dijo, incomprensible en 'un momento tan complicado como vive el país'.

Blanco se descarta como futuro líder de los socialistas gallegos

Orgulloso de su liderazgo

Pérez Touriño, lejos de amilanarse, se mostró sin embargo orgulloso de su gestión al frente de los socialistas gallegos, que habían sido capaces, subrayó, de 'superar los viejos personalismos' en una estrategia 'articulada alrededor de un liderazgo firme'.

El PSdeG constituirá ahora una comisión gestora para dirigir el partido tras la dimisión de su secretario general de manera que un congreso extraordinario elija un nuevo líder en un plazo breve que nunca se extendería más allá del verano.

Mientras tanto, las máximas responsabilidades en la dirección del partido recaerán en el vicesecretario general del PSdeG, Ricardo Varela, y la secretaria de Organización, Mar Barcón. Uno de los dos se hará con la portavocía en el Parlamento gallego. De cara a lo que puede pasar en el congreso extraordinario, fuentes socialistas apuntan a Pachi Vázquez, el único conselleiro de perfil político que tuvo Pérez Touriño en su gabinete, como líder provisional del partido, mientras que Ricardo Varela continuaría ocupándose de las labores de organización. La designación del futuro candidato socialista a la Presidencia de la Xunta se dejaría para más adelante.

'Solidario en las victorias y en las derrotas', en la salud electoral de Euskadi y la enfermedad del fracaso en Galicia. Así es el PSOE, según José Blanco, que ayer recetó en Madrid autocrítica a su partido para digerir los resultados de las elecciones gallegas del domingo y se descartó como posible sucesor de Pérez Touriño al frente de los socialistas gallegos: 'La única tarea que me ocupa y me va a seguir ocupando es la de vicesecretario general del PSOE', dijo Blanco para zanjar cualquier especulación, según informa Miguel Ángel Marfull.