Público
Público

El touroperador británico XL se declara en quiebra y cancela todos sus vuelos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

XL Leisure Group, tercer tour-operador británico de paquetes vacacionales, se ha declarado hoy en quiebra y ha cancelado todos los vuelos de su aerolínea homónima, que ha dejado en tierra a decenas de miles de pasajeros.

En un comunicado emitido en su página de Internet, XL informó de que se ha declarado en bancarrota como resultado de los "precios volátiles del petróleo", la "ralentización económica", y la imposibilidad de conseguir financiación adicional.

En una rueda de prensa, el presidente de XL Leisure Group, Phil Wyatt, dijo que se siente desolado por la suspensión de pagos de la compañía: "Personalmente -remarcó-, para mí es un día muy triste".

La empresa precisó que todos los vuelos de su compañía aérea, XL Airways, que vuela a 50 destinos (la mayoría en el Mediterráneo), "han sido inmediatamente cancelados".

Según Wyatt, unos 67.000 clientes se han quedado en tierra en aeropuertos británicos y extranjeros, mientras que la Autoridad de la Aviación Civil del Reino Unido (CAA) señaló que 200.000 personas habían hecho reservas con el tour-operador.

David Clover, portavoz de la CAA, indicó que se están organizando "vuelos de repatriación" para los ciudadanos afectados por el colapso de XL y sus filiales, entre las que figuran empresas como Travel City Direct, Medlife Hotels Limited y Freedom Flights.

La ministra británica de Transporte, Ruth Kelly, subrayó también que el Gobierno proporcionará a la CAA "la asistencia operacional que necesite" para que "los pasajeros afectados sean repatriados tan pronto como sea posible".

Varias líneas aéreas, entre ellas British Airways, Ryanair, Easyjet y Virgin Atlantic, han ofrecido su ayuda para facilitar los viajes de los pasajeros afectados.

El grupo, última víctima del sector que se ha visto afectada por el encarecimiento del petróleo y la crisis económica, transportó el año pasado a 2,3 millones de clientes y tiene una plantilla de 1.700 empleados en todo el mundo.

XL posee unos veinte aviones que prestaban servicios desde varios aeropuertos británicos, como Gatwick (Londres), Manchester (norte de Inglaterra) y Glasgow (Escocia), a destinos en el Caribe, el Mediterráneo, el norte de África y Norteamérica.

Un piloto de XL, que quiso mantenerse en el anonimato, comentó a la cadena pública BBC que está "conmocionado" por la situación de su empresa y que fue informado esta misma mañana del colapso.

Asimismo, uno de los pasajeros de XL, Jim Duwaine, de Portsmouth (sur inglés), se enteró de la quiebra cuando se disponía esta mañana a tomar un vuelo desde Gatwick a Menorca para disfrutar de sus vacaciones.

Duwaine se declaró "completamente devastado" por el imprevisto mientras se esforzaba por "intentar tomar otros vuelos".