Público
Público

Toyota Motor espera un 31 por ciento menos de beneficio este año fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gigante automovilístico Toyota Motor pronosticó hoy una caída del 31,4 por ciento en su beneficio neto este año fiscal, aunque apuntó a una rápida recuperación de su producción pese al impacto del tsunami del 11 de marzo.

El grupo que preside Akio Toyoda prevé obtener un beneficio neto de 280.000 millones de yenes (unos 2.400 millones de euros) durante este ejercicio, que concluirá en marzo de 2012 y en el que se dejará sentir el impacto de la catástrofe de hace tres meses.

El tsunami que devastó gran parte del noreste de Japón obligó a paralizar totalmente durante dos semanas las fábricas de Toyota en Aichi (centro) y causó graves interrupciones en la cadena de suministros que afectaron a su producción en todo el mundo.

No obstante, en una rueda de prensa en Tokio para presentar las perspectivas financieras del grupo, su vicepresidente Satoshi Ozawa confirmó que el objetivo es normalizar la producción en todas las plantas de Japón para el próximo noviembre.

Además, para este mismo mes de junio el fabricante planea incrementar su producción en Japón a cerca del 90 por ciento del volumen previsto antes del 11 de marzo, gracias a que los daños producidos por la catástrofe en las fábricas de componentes han sido reparados mucho antes de lo esperado.

Así, para finales de este año fiscal el grupo espera producir 7,39 millones de unidades de sus marcas Toyota y Lexus, lo que supone 48.000 más que las fabricadas el pasado ejercicio.

El grupo prevé vender 7,3 millones de unidades en todo el mundo, lo que supondría una reducción de solo 260.000 en relación al año fiscal 2010, que terminó el pasado 31 de marzo.

Los ingresos por ventas los calcula en 18,6 billones de yenes (159.600 millones de euros), frente a los 18,99 billones de yenes (162.950 millones de euros) del ejercicio precedente.

No obstante, los costes del terremoto, unidos a la fortaleza del yen frente al euro y al dólar, que perjudican a las exportaciones del gigante del motor, pasarán factura en sus resultados financieros.

El primer fabricante automovilístico mundial, que el año pasado mantuvo ese título por un escaso margen frente a General Motors, espera una caída del 35,9 por ciento en su beneficio operativo, que sitúa en 300.000 millones de yenes (2.574 millones de euros).

El primer semestre del año fiscal es el que, según las previsiones, más sufrirá el revés del devastador terremoto y tsunami, del que mañana se cumplen tres meses.

Entre abril y septiembre el grupo que preside Akio Toyoda pronostica una pérdida operativa de 120.000 millones de yenes (1.033 millones de euros), frente al beneficio operativo de 323.100 millones de yenes (2.781 millones de euros) del mismo periodo de 2010.

Además, para esos seis meses calcula un beneficio neto de 10.000 millones de yenes (86 millones de euros), frente a los 189.100 millones de yenes (1.628 millones de euros) que tuvo entre abril y septiembre del año pasado.

Las previsiones de Toyota se dieron a conocer un mes después de la difusión de sus resultados para el año fiscal 2010, ya que en ese momento, cuando el impacto del seísmo en la industria aún no estaba claro, "no era posible hacer previsiones razonables", indicó hoy Toyota.

Pese al golpe que supuso el peor desastre vivido por Japón desde la II Guerra Mundial, las previsiones del fabricante nipón apuntan a una recuperación más rápida de lo inicialmente previsto, algo que podría suceder también con las otras empresas del sector afectadas por el terremoto.

El coloso nipón del motor, sin embargo, hizo hincapié en que los daños causados por la catástrofe natural fueron "amplios y graves" y "seguirán afectando de forma significativa a la economía japonesa, y la recuperación económica de Japón, por el momento, se va a ver debilitada".