Público
Público

Trabajadoras del libro

Cinco profesionales del sector del libro analizan la situación de las mujeres en una industria donde su presencia es mayoritaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mundo de la cultura es, desde hace muchos años, una industria donde las mujeres se han ganado a pulso su sitio, y el sector editorial es un buen ejemplo de ello. Directoras de editoriales, dueñas de librerías, escritoras, comerciales, agentes de prensa....se podría decir que las mujeres han conquistado el mundo de los libros, donde su presencia es mayoritaria, obteniendo excelentes resultados.

Pero, ¿esa conquista es real?¿Es completa?¿Han conseguido las trabajadoras del libro un espacio profesional igualitario y reconocido?

Blanca Rosa Roca, directora y editora de Roca Editorial, considera que el sector en sí no es machista, sino que es una cuestión que reside más en la actitud de las personas, 'es un sector donde trabajan muchas mujeres, pero en la parte comercial y de dirección general todavía hay muy pocas'. 

Eva Orúe, periodista cultural responsable de la página web Divertinajes, coincide con Blanca Rosa: 'Es cierto que en las cúpulas de las grandes editoriales hay más hombres que mujeres, que hay más escritores que escritoras, y que la crítica literaria es mayoritariamente cosa de hombres. Sin embargo, mentiríamos si no reconociéramos que hay zonas del sector muy feminizadas. Salvo excepciones (Blanca Rosa Roca o Maite Cuadros) la parte de gestión, que es el verdadero poder,  sigue mayoritariamente en manos de hombres. Pero pienso que eso cambiará al mismo ritmo que en otros sectores'. 

Carmen Posadas, autora de La Cinta Roja y Pequeñas Infamias (Premio Planeta 1998), cree que en la sociedad y en el sector editorial hay mucho interés por saber que escriben las mujeres, y en ese sentido, se ha avanzado porque tienen voz propia. A pesar de ello, Posadas considera que es más difícil para ellas ser reconocidas de la misma forma que los hombres y los premios todavía son generalmente masculinos. 'Te ponen el listón más alto' resume.

Hoy en día la temática de las novelas es variada y los personajes son tan distintos como sus autores. En el caso de los personajes femeninos, Esperanza Barragán, responsable comercial de la Editorial Salamandra en Madrid, lo tiene claro: 'Ha cambiado la visión que se da de la mujer. Ahora se mueve en papeles distintos, no tan encerrados en el cliché tradicional'.

'Hay de todo', explica Nair Gutiérrez, directora de comunicación de Seix Barral . 'Ahora hay mujeres muy distintas. Ya no hay patrones como en la novela decimonónica, al estilo de Madame Bovary. Hay más riqueza. Además, se ha superado por fin la concepción de 'literatura femenina'. No todas coinciden con Nair. 'Todavía hay ciertos prejuicios, se habla de literatura femenina, de mujeres o para mujeres, como algo menor, algo de andar por casa' explica Esperanza.

La literatura femenina es el cliché por excelencia en el mundo del libro de las últimas décadas y muchas de las trabajadoras de este sector no están de acuerdo con esa definición, tal y como refleja Eva Orúe: 'En general, se tiene la sensación de que las mujeres escriben sólo o sobre todo para mujeres, en tanto que los hombres son vistos como seres capaces de crear ficciones para hombres y mujeres. ¿Cuántas veces has oído elogiar a tal escritor porque se mete en la piel de sus protagonistas femeninas y capta todas sus emociones? ¿Cuántas has escuchado elogiar el trabajo de una escritora por lo bien que capta la psique masculina? Sin embargo, el mundo de la literatura negra o policial está sembrado de excelentes autoras, capaces todas ellas de tramar crímenes espeluznantes. Algo muy poco 'femenino'... '.

Carmen Posadas va más allá del cliché del tipo de literatura e incide en la ausencia mayoritaria de mujeres en puestos de prestigio dentro del mundo de las letras, como la Academia: 'Hay muy pocas mujeres en la Academia de la Lengua, y sólo una es escritora'.

En el caso de las escritoras las desigualdades son mayores. En este sentido, Blanca Rosa Roca cree que todavía existen importantes diferencias: 'Creo que no está todavía valorada al igual que el hombre, no hay tantas mujeres en los libros más vendidos, y en algunos casos se hacen famosas por ser esposas de otro escritor. En este aspecto, todavía tenemos que alcanzar posiciones más altas'.

En general, el sector del libro goza de una mayoría de mujeres entre sus filas. Aún así, peca de lo mismo que el resto de sectores laborales, donde los puestos directivos son generalmente masculinos y el trabajo realizado se considera muchas veces en función de lo que hacen los hombres y no como un esfuerzo personal igual al de cualquier otro trabajador. Nair Gutiérrez lo resume bien: 'En general, trabajamos más por el mismo reconocimiento. Es un tópico, pero es verdad'.

PERSONAJE LITERARIO
Blanca Rosa Roca: Muchas protagonistas de las novelas de Doris Lessing.
Eva Orúe: Ana Karenina
Esperanza Barragán: Jane Eyre
Carmen Posadas: Virginia Woolf
Nair Gutiérrez: Francesca, el personaje femenino de Los puentes de Madison

PERSONAJE REAL
Blanca Rosa Roca: Jane Friedman, hasta hace poco la máxima responsable de Harper Collins, que ha sido una visionaria en muchos temas.
Eva Orúe: Oriana Fallaci
Esperanza Barragán: Carmen Alborch
Carmen Posadas: Santa Teresa de Jesús, no por sus convicciones religiosas sino porque destacó en un época en que las mujeres sólo tenían cabida en el ámbito doméstico. Además, era un magnífica escritora.
Nair Gutiérrez: Todas las mujeres que se las arreglan el día a día para llevar a cabo su trabajo en el despacho y en su casa. Heroínas del día a día.